VIDEO. Balean a una bagayera de 20 años cuando traficaba coca

0
68

Bagayeros trasladaron a la herida al puesto 28 y reclamaron airadamente el atentado. Recibió un impacto de bala en la pantorrilla. Fue sacada del monte por sus compañeros

VIDEO. Balean a una bagayera de 20 años cuando traficaba coca

La grave herida de fusil sufrida por una joven bagayera.

Graves incidentes se produjeron en la noche del sábado en el puesto 28 de Gendarmería Nacional, cuando una turba de bagayeros llegaron al lugar con una joven de 20 años herida de bala en una pierna, balazo que habría recibido en medio de la oscuridad en el paraje La Máquina, a orillas del río Bermejo, durante un tráfico de hojas de coca a través del río.

El incidente no pasó a mayores pero generó caos en el lugar, reclamos subidos de tono, amenazas y otras manifestaciones propias de esa zona de frontera, donde se conjugan hambre, desocupación, pobreza estructural y negocios de todo tipo que enriquecen a diversos sectores, incluso oficiales -según denuncian los propios bagayeros- mientras la mano de obra informal se acrecienta por la falta de obras públicas y privadas, la desinversión y la liberación de las fronteras a la mafias del contrabando, la trata de personas y el narcotráfico, sumado a esto una crisis educativa y sanitaria sin precedentes en la historia del departamento Orán.

Lo cierto es que la mujer herida fue trasladada al puesto 28, donde esperó la ambulancia que la trasladó hacia el hospital San Vicente de Paul, donde fue intervenida quirúrgicamente.

El incidente generó otra vez un encontronazo de la fuerza federal con cientos de personas dedicadas al bagayeo de mercaderías, hojas de coca y otros elementos con lo que se sostiene la economía de dos municipios lindantes, Orán y Aguas Blancas.

Por el episodio de bala también intervino la Policía de la Provincia, que escoltó el auto donde trasladaron a la herida al puesto 28, donde el personal de Gendarmería Nacional se replegó al interior de las oficinas a la espera de refuerzos, mientras la jovencita se desangraba por espacio de más de una hora en el asiento trasero de un vehículo.

La ambulancia tardó un buen tiempo, según se quejaron, pero finalmente llegó y asistió a la veinteañera, alcanzada por un proyectil de fusil, dijeron fuentes, otras aventuraron que era de una pistola 9 mm.

El hecho en sí se habría producido en la noche del sábado, quizá 20.20, cuando en la playa del río Bermejo bagayeros intentaban pasar bultos de hojas de coca hacia el monte lindante para ser llevados luego por sendas vecinales y caminos de finca hasta donde los esperan los remiseros que hacen llegar la carga a la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán.

En ese ínterin habría llegado una patrulla de Gendarmería a decomisar el bagayo y se produjo un altercado entre los gendarmes y los bagayeros ilegales, desorden que culminó con un disparo, dos o tres, no se sabe, para dispersar a los traficantes, y dada la oscuridad reinante uno de ellos impactó en la pantorrilla izquierda de una joven de 20 años.

La misma quedó herida en la playa del río Bermejo y la fuerza y belicosidad del grupo hizo que el personal abandonara el lugar en busca de refuerzos.

La joven herida fue llevada a pulso por los compañeros hasta donde se hallaba un automóvil, en cuyo asiento trasero la llevaron al puesto 28 de Gendarmería Nacional en busca de ayuda sanitaria, pero también para reclamar por el atentado sufrido por la mujer.

En el lugar Gendarmería Nacional se replegó al interior de las oficinas para evitar enfrentar a los trabajadores de fronteras en estado de shock y distender el incidente en busca de una solución sanitaria acorde a la necesidad de la joven alcanzada por un disparo de arma de fuego, atribuido al personal de la fuerza federal.

Los incidentes no pasaron a mayores y finalmente se consensuó una investigación a cargo de la Fiscalía federal.

Este grave suceso tiene un antecedente cercano hace apenas días cuando tres bagayeros fueron heridos en una «mejicaneada» interna y fueron hasta ese mismo puesto en busca de ayuda oficial.

La pobreza que soporta el departamento Orán es terminal, al punto que solo tiene tres pilares económicos activos: el trafico ilegal y mafioso, el empleo público y los planes sociales, en ese orden.