VIDEO. Denunciados por abrir caminos para el contrabando entre Argentina y Bolivia

0
100

En tierras privadas, el administrador de las fincas incautadas al clan narco de los Castedo, abrió seis kilómetros de picada, y la obra fue promocionada por la Munipalidad de Salvador Mazza. 

l propietario de una finca del paraje El Sauzal, Héctor Barroso, formalizó una denuncia penal contra Hugo Muñoz, el administrador designado por la Universidad de Buenos Aires (UBA) a instancias de la Justicia Federal para que se realicen tareas de remediación de suelos y otras acciones en beneficio del medio ambiente en la finca que perteneció al narcotraficante Delfín Reynaldo Castedo. Pero según el denunciante, Muñoz y los funcionarios municipales de Salvador Mazza lejos de dedicarse a trabajar en la finca que perteneció al narco Castedo (quien purga una pena en el complejo judicial federal de General Güemes), haciendo uso de las maquinarias incautadas por la Justicia Federal que le pertenecieron al narco pociteño, abren caminos por fincas vecinas como la del denunciante para facilitar el contrabando por lugares no habilitados entre Argentina y Bolivia.
Este tipo de hechos que involucran al encargado de administrar la finca de Delfín Reynaldo Castedo ya habían sido comentados semanas atrás en los medios de comunicación de la zona, pero recién ayer lunes, Héctor Ricardo Barroso formalizó la denuncia exigiendo que dejen de abrirse caminos sobre la finca de su propiedad y que conectan el paraje El Sauzal con el resto de la localidad de Salvador Mazza, con la excusa de que se quiere dar facilidad para el tránsito de los vecinos de ese paraje cuando en realidad lo que se busca es facilitar las maniobras delictivas como el contrabando de todo tipo que en la frontera. 

También Méndez y Orellana

Barroso, titular de tres catastros de esa zona que limita con Bolivia, precisó que la denuncia la formalizó contra Hugo Muñoz, contra el intendente de Mazza, Rubén Méndez, y contra el secretario de Obras Públicas, Roberto Orellana, quien anteriormente ya había sido denunciado por abrir este tipo de caminos vecinales entre los dos países utilizando maquinaria del municipio. 
Quien precisó que Orellana se dedicaba a este tipo de acciones fue el exsecretario de Rentas del municipio Antonio Navarro y aseguró que Orellana tiene camiones de su propiedad que se dedican al contrabando de mercaderías por esos caminos ilegales que él mismo mantiene en condiciones.
 

Promocionado por el municipio

La incursión de la maquinaria pesada que abrió un camino de más de 5 metros de ancho durante el fin de semana largo fue promocionada por el municipio, lo que causó la indignación del propietario de las tierras del paraje El Sauzal, ubicado al este de la localidad de Salvador Mazza y donde residen en su mayoría familias bolivianas que van y vienen por la quebrada internacional. 
Barroso, más allá de que en el lugar residen familias que exigen servicios como agua, electricidad y caminos en condiciones, explica que “esta gente del municipio y el administrador de la finca de Castedo no tienen ningún derecho a meter esas máquinas, generando un daño ambiental enorme, tirando abajo árboles y todo lo que las Caterpillar encuentran a su paso afectando el bosque nativo de mi finca y produciendo una erosión hídrica enorme, con la excusa de que quieren abrir un camino para que los que viven en El Sauzal se conecten con el resto de la localidad. Yo hice varias denuncias en la Justicia por este tema y la última la hice también contra esta persona que debe trabajar en la finca de los Castedo y comete estas tropelías”.
 

“Con la máquina Caterpillar este encargado de la finca de los Castedo puesto por la UBA abrió 6 kilómetros de caminos desmoronando peñascos, erosionando los suelos, tirando abajo árboles añejos porque a pesar de tener ese cargo a nadie se le ocurrió hacer un estudio de impacto ambiental ante de semejante daño ocasionado” consideró Barroso. 


Barroso precisó que “no existe un contrato de servidumbre ni con la Provincia y muchos menos con el municipio como para que ellos se tomen esta libertad de meter las máquinas pesadas en mi propiedad; anteriormente los había denunciado por el robo de áridos de una cantera que está en mi propiedad precisando qué camiones habían sido utilizados para hurtar este material; la situación la puse en conocimiento tanto del municipio como de la Provincia, pero lo que han hecho pasando esas máquinas y encima promocionar el daño que han producido como si fuera un gran acto de gobierno en beneficio de la comunidad, ya es demasiado. Con la máquina Caterpillar este encargado de la finca de los Castedo puesto por la UBA abrió 6 kilómetros de caminos desmoronando peñascos, erosionando los suelos, tirando abajo árboles añejos porque a pesar de tener ese cargo, a nadie se le ocurrió hacer un estudio de impacto ambiental ante de semejante daño ocasionado” consideró Barroso. 

f: El Tribuno