VIDEO. Turnos pagos de la Anses: un negociado a la vista de todos

0
393

Se consiguen por varias vías, cobran desde 200 hasta 1.500 pesos. La denuncia en el fuero federal apunta contra delegados de ATE.

Afuera de la AFIP, cada tarde se entregan turnos a metros de los juzgados federales.

La intervención de la Anses y la salida de los gerentes a cargo de la UDAI norte y sur no termina con el problema que acarrea hace años el organismo. El grupo descentralizado que llegó desde Buenos Aires se dedica por estos días a intentar normalizar el deficiente funcionamiento. La punta del iceberg que empujó a la intervención fueron las constantes quejas por los pocos turnos diarios que se otorgan para los diferentes trámites. A la par y casi a viva voz se sabe que se podían conseguir turnos pagos, situación que continúa y que la Justicia Federal investiga.

Mientras los turnos se van normalizando de a poco, aún son escasos y continúan llegando a la Anses personas con turnos pagados, irregularidad que ya fue advertida por los interventores que deberán demostrar si la salida de los gerentes solo habrá sido cortar el hilo por lo más fino, o finalmente tomarán la decisión de desmontar el sistema paralelo de turnos con tintes gremiales.

Los canales por los cuales conseguir un turno pago son varios: desde cybers, locales y hasta contactos que pasan de mano en mano por las redes sociales.

La causa que lleva a cabo la auxiliar fiscal Paula Gallo investiga las diferentes vías que continúan funcionando a plena luz del día e incluso a metros de las oficinas de la Justicia Federal y de la Anses. La denuncia ante la Fiscalía Federal fue asentada por una persona que pidió quedar bajo identidad reservada y que apunta a delegados de ATE dentro del organismo, hipótesis señalada también por trabajadores de la Anses.

Las vías

El número de «Débora» circula de celular en celular. Primero, la mujer pide los datos de quien solicita el turno, luego, casi de un día para el otro, cita a las personas para entregarlos. «Turno no retirado turno cancelado. Si no dentro de tres meses le vuelven a dar el turno», advierte por mensajes. Afuera de la AFIP, a metros del Juzgado Federal , diariamente un grupo de personas espera por la mujer a la que deben entregarles $1.500. «Yo soy maestra, a mí me consiguió turno el año pasado para el 11 de diciembre, me cobró $300 pero ahora pide $1.500 porque hay pocos turnos», relató una mujer que aguardaba junto a otras personas. «Ella trabaja en la Anses, pero manda a una chica», agregó.

  La fila de personas en la “librería”.  
​​​​​​

El Tribuno constató que una mujer llega con un cuaderno y va tachando los nombres. En el listado de un día se observó más de diez personas.

También a metros de la Anses funcionan locales que acceden a los turnos y trámites por fuera del organismo. Al lado de la UDAI norte y sur, sobre la Jujuy, hay dos oficinas de abogados, la denuncia señala que uno de los estudios también accedió a los trámites sin turnos.

Al lado de los estudios jurídicos, detrás de la fachada de una librería funciona una oficina paralela a la Anses. Hace dos semanas, una mujer intentaba sin éxito acceder a un turno para pedir un préstamo.

«Mi nuera me dijo que lo compre, ella ya había comprado uno para inscribir a su hija recién nacida. Me dijo que en los quioscos de la vuelta de la Anses vendían, hay uno enfrente y otro al costado. Yo fui al del costado, a la librería, pero como era fin de semana me dijeron que vuelva el lunes», contó una jubilada. El lunes siguiente, antes de las 8, la mujer regresó y se dio con otras personas esperando, con las que conversó y le comentaron cómo era la situación. “Me dicen que ya iba a venir el hijo de la señora que atiende la librería. A las 7.45 llegó un auto, bajó un hombre y pasó corriendo adentro de la Anses, ahí la gente lo conocía, decían que es el hijo de la señora que da turnos, que iba a la Anses a preguntar si hay turno y si había se iba a ir y luego vendría la señora. Y así fue, al rato llegó la señora. Cuando no hay turno la chica va no más a atender la librería. Dijeron que los que querían turno por préstamos vayan pasando y entramos por orden de llegada, le di mi número de documento y cuil e inmediatamente me sacó el turno y me cobró $200”, contó. La mujer pudo acceder a un turno para mayo y aseguró que todos los de la fila de esa mañana tuvieron su turno. “A ver si la Anses funciona un poco mejor. Y la gente se queja más, la gente es conformista” advirtió la jubilada que agregó que “la gente del Anses siempre atiende mal”. 

  El turno que consiguió la jubilada en la “librería”.

Días después de este episodio y con el organismo ya intervenido, los servicios de la librería persisten. Durante el mediodía y por la tarde, aún se observan largas filas de personas con papeles de documentos en mano. La mujer, desde adentro y frente a una computadora, consulta en voz alta los datos personales a las personas que esperan afuera. “Tengo una jubilación en trámite hace más de un año y quiero saber dónde está”, aseveró un hombre que esperaba ser atendido. “Aquí en la librería te informan todo. La chica trabaja en la Anses y ella tiene contacto ahí, así que lo saca rápido. Si usted quiere directamente se lo hace ella, ella gestiona todo y pide 48 horas para que pueda averiguar y cobra $300. Y no tenés que ir a la Anses, tenés que venir a ver aquí no más. Ella sale a las 3 y aquí está entrando a las 5, por eso todos la buscan aquí. Yo sé porque tenía un expediente que estaba parado ahí por la pandemia y vine aquí y enseguida me lo sacó, favorable”, destacó el hombre.
Tanto la denuncia asentada como trabajadores apuntan a que serían delegados de ATE los que actúan como el brazo interno dentro del organismo para acceder a los turnos. “En el sindicato había incluso una oficina para sacar todas las jubilaciones de los afiliados”, destacó una fuente. Consultada por cómo esta situación no fue advertida por los demás empleados, indicó que “todos se deben favores, como por ejemplo los que trabajan desde sus casas que finalmente no lo hacen”.
 

Un sistema unificado pero con grietas

La Anses trabaja con un sistema unificado centralizado, que prevé cierta cantidad de turnos por prestación y que se fija según criterios de tiempo y recurso humano disponible. Es decir, asigna un turno cada media hora por cada iniciador de trámite disponible. Pero desde que comenzó la pandemia sumado a que se cerró la UDAI sur a raíz de un incendio, los iniciadores están por el piso y ambas delegaciones trabajan en las oficinas de la Jujuy. Para tramites previsionales, por ejemplo, hasta hace unos días eran entre 5 y 6 iniciadores.
Los turnos mediante el sistema unificado y centralizado no deja lugar a discrecionalidades. “Si se quisieran ampliar, debería ser el sistema el que te lo amplía”, precisó un trabajador que conoce el movimiento interno.
Sin embargo, por fuera del sistema hay dos posibilidades de poder iniciar tramites sin turnos, una es mediante una lista o cuaderno que lleva registro manual, prevista para casos excepcionales o turnos reprogramados. Silvia Escalante, que denunció a Vera ante el Inadi advirtió sobre un “listado a mano”. Aunque una colaboradora de la Anses descartó que los turnos pagos puedan darse por esta vía porque suele ser un listado a cargo de gerentes y supervisores: “Son como mucho cinco turnos por día”, indicó la mujer. Mientras, que la otra posibilidad de dar turnos por fuera del sistema es mediante los iniciadores de trámites. “Ellos pueden iniciar varios tramites al mismo tiempo y sin turno, aunque luego deberían justificarlo”, resaltó otro empleado. 

Los turnos pagos ya habían sido denunciados ante los ex gerentes Susana Aramayo y Marcos Vera. La abogada Liliana Musa aseveró en el programa televisivo “Pasaron Cosas” que en abril del 2020, a un mes de iniciada la pandemia ya había advertido la situación. “Les dijimos a Aramayo y Vera, pero ninguno hizo la denuncia”, advirtió la abogada integrante de FACA (Federación Argentina de Colegios de Abogados), institución que acompañó los diferentes reclamos en este sentido. El exgerente de la Anses, y actual defensor del pueblo por la ciudad de Salta, Federico Nuñez Burgos, también señaló que se había comunicado con ambos gerentes del organismo nacional. “Les dijimos que es muy simple saber, la IP de la computadora queda registrada en la Anses cuando se pide el turno. Les dijimos que si ellos no podían denunciar, nosotros podíamos hacerlo. Vera nos dijo que cien turnos daban por día. Si 50 turnos salen de la misma IP de la misma pc tengo q ver. También se puede saber si esa gente fue al turno o no”, aseveró Nuñez Burgos.

f:El Tribuno