Visita de Nancy Pelosi a Taiwán: aumenta la tensión entre China y los Estados Unidos

0
365

La titular de la Cámara de Representantes arribó a la isla asiática, la llegada de mayor rango de un funcionario de Washington desde el año 1997

Durante las últimas horas, China convocó “urgentemente” al embajador estadounidense en Beijing, Nicholas Burns, tras repudiar la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán, que, advirtió, “daña gravemente las relaciones” entre las dos principales potencias del mundo.

Según el viceministro de Exteriores chino, Xie Feng, Estados Unidos y Pelosi “jugaron con fuego” al viajar finalmente a Taiwán, una visita que no fue confirmada hasta que el avión en el que viajaba la parlamentaria demócrata tomó tierra en Taipéi.

Feng habló de “grave provocación” y de “violación del principio de una única China”, según los medios oficiales citados por las agencias de noticias Europa Press y ANSA.

“El gobierno estadounidense debió frenar la decisión sin escrúpulos de Pelosi e impedirle ir contra la tendencia histórica, pero, en cambio, la secundó y colaboró con ella, hecho que agrava la tensión en el estrecho de Taiwán y daña gravemente las relaciones entre China y Estados Unidos”, sentenció.

La Televisión Central de China (CCTV) expresó que la cartera diplomática presentaría ante Burns una serie de “solemnes y fuertes protestas” por lo que consideraba una violación de la soberanía de su país.

El representante chino instó a los Estados Unidos a que “corrija el error y deje de provocar conflictos” respecto al asunto con Taiwán.

China había advertido en repetidas ocasiones que si finalmente Pelosi viajaba a Taiwán tomaría medidas “contundentes”.

El gigante asiático considera a Taiwán una provincia más bajo su soberanía a pesar del discurso secesionista taiwanés que sigue recibiendo clamorosos apoyos de los Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

A su llegada a Taiwán, Pelosi manifestó que la visita “reitera que los Estados Unidos apoya a Taiwán: una democracia sólida y vibrante y nuestro importante socio en el Indo-Pacífico”.