martes, marzo 5

Vladimir Putin aseguró que se vacunará mañana aunque no afirmó que sea con la Sputnik V

0
442
Rusia ha aprobado el uso de tres antídotos de producción nacional: Sputnik V, EpiVacCorona y CoviVac. Putin no dijo con cuál se inoculará A más de tres meses de que comenzara la inoculación en Rusia con la Sputnik V, su mandatario, Vladimir Putin, anunció que recibirá este martes su vacuna contra el coronavirus. Lo hizo en una reunión sobre las vacunas contra el coronavirus con funcionarios de Gobierno y televisada a todo el país.

Lo curioso de la afirmación del presidente ruso es que no especificó con que vacuna se inoculará. Hasta la fecha, el país ha aprobado el uso de tres antídotos de producción nacional: Sputnik V (del Instituto Gamaleya), EpiVacCorona (del Instituto Vector) o CoviVac (del Centro Chumakov en San Petersburgo).

En dicha reunión Putin también dijo que su país había firmado acuerdos internacionales para suministrar dosis de su vacuna Sputnik V a 700 millones de personas en un intento de demostrar el éxito de la vacuna a nivel mundial.

Añadió que era vital aumentar la producción de vacunas para uso doméstico en Rusia, donde hasta ahora 4,3 millones de personas habían recibido las dos inyecciones necesarias.

En paralelo, Rusia busca introducir la Sputnik V en Europa como respuesta a la escasez de dosis que sufre el continente. Expertos de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) visitarán Rusia el 10 de abril para revisar los ensayos clínicos de dicha vacuna. Ya son varios los países europeos, entre ellos Alemania e Italia, que reconocieron que están interesados en adquirir dosis si el EMA la aprueba.

Sin embargo, un funcionario minimizó la necesidad de la Sputnik V para inmunizar a los ciudadanos europeos. Quizás por ello buscan retrasar la aprobación de la vacuna en el continente hasta que el programa de vacunación este “aceitado” con las dosis de AstraZeneca, Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. Si la Unión Europea debe recurrir a las dosis rusas para evitar una catástrofe sanitaria sería victoria política de Putin trascendental en medio de reiterados roses entre Moscú y Bruselas, algo que la Unión Europea quiere evitar a toda costa.