Volvieron la reuniones sociales y el precio del asado aumentó 50% en 11 meses

0
222

Sólo en noviembre, el costillar aumentó casi 15% en promedio en carnicerías del AMBA, según un relevamiento de la cámara de la industria cárnica.

El valor de la carne vacuna no deja de provocar dolores de cabeza a los argentinos. Ni en uno de los peores años de crisis económica la escalada de los precios se detiene. Por el contrario, en 11 meses de 2020 subió hasta 20 puntos porcentuales más que la inflación general de precios.

El caso del asado es paradigmático. Hasta octubre, cuando todavía no eran legales la reuniones en hogares, el kilo había subido 34,5% en promedio en carnicerías y supermercados de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, de acuerdo a un relevamiento mensual que realiza Ciccra.

En noviembre, ese corte parrillero clásico del consumo argentino saltó 14,7% hasta acumular en 11 meses un alza del 49,2%. «Casualmente» la disparada se dio el mismo mes que en el AMBA se permitieron los encuentros familiares y sociales de hasta 10 personas en zonas ventiladas y al aire libre de los hogares.

Es regla básica de la economía, que a mayor demanda, suben los precios. Pero en este caso, los frigoríficos no dieron ni tregua a la eclosión económica que sufrimos los argentinos, en uno de los peores años en materia económica: el PBI caerá 12%.

Pero el asado no fue el único corte que se disparó este año. El osobuco acumula un aumento del 51,8%, mientras que el pechito de cerdo- clásico sustituto de la carne vacuna por tener generalmente un menor valor, se incrementó un 52,8% en promedio.

Es decir, hoy ya no es negocio irse por los cerdos: solo 40 pesos separan el precio del pechito con el del asado, por ejemplo.

¿Las razones de la suba? Son varias: entre ellas la disparada del precio internacional de la soja y el maíz (subieron 80% y 70% en 11 meses, respectivamente), base del balanceado con el que dan alimentan al ganado; y una menor hacienda en el mercado interno por mayor demanda de exportaciones y también por menor producción de vacunos en los últimos 2 meses del año.

Así las cosas, la carne en promedio subió entre enero y noviembre de este año un 44%, cuando la inflación general de precios para el mismo período rondará el 32%. La semana próxima el Indec informará el número de noviembre y allí su acumulado, pero según las estimaciones del informe REM que realizan las consultoras, estará en 31,7%.

Por esta razón, el Gobierno cerrará este miércoles un acuerdo de precios para cortes parrilleros de cara a las fiestas navideñas, durante una reunión con representantes del sector de la carne.

Durante el encuentro, la intención es acordar valores bastante más bajos de los actuales en las góndolas de los supermercados de todo el país (no incluirá a las carnicerías) para el asado, el vacío y el matambre.

En pleno contexto de aceleración inflacionaria, el Gobierno intenta cerrar el trato para que los tres cortes estén disponibles antes de las fiestas de fin de año, en las que habitualmente aumenta el consumo de asado.

En ese escenario, además, datos de un informe de la Fundación Mediterránea señalan que el consumo interno de 50 kilos anuales por persona se ubica en el nivel «más bajo en décadas».

en diálogo con minutouno.com, Alberto Williams, presidente de la cámara de carniceros de CABA, señaló que las ventas de carne cayeron entorno al 25% este año. «Es una de las bajas más importantes de los últimos tiempos», alertó.

El fin de semana, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, aseguró que su gestión también negocia «un acuerdo de precios más estructural y a mediano plazo» en un contexto en el que «siempre hay algunos cortes que participan de Precios Cuidados».