jueves, febrero 29

Cada vez más inquilinos usan esta estrategia para pagar la mitad de un alquiler

0
129

Los alquileres subieron el doble que la inflación en el último año. Los inquilinos buscan reducir sus gastos. ¿Cómo lo hacen? ¿Cuál es la tendencia que hoy se afianza?

Alquilar un departamento en CABA, es hoy una tarea más que difícil

Alquilar un departamento en CABA, es hoy una tarea más que difícil

Periodista. Negocios y Real EstateActualizado el 3 de Julio de 202307:13 Escuchar4:00 minutos En esta noticia

Ekaterina y Luciana nacieron en Neuquén, son amigas de toda la vida y decidieron juntas llegar a Buenos Aires para estudiar su carrera universitaria. Durante todo 2022 cada una vivía en su monoambiente en Palermo. En épocas de bolsillos flacos, hicieron cuentas y decidieron alquilar un departamento más amplio, con dos cuartos y compartirlo. Una forma de pagar la mitad del alquiler.

Compartir el alquiler de un departamento no es una práctica nueva, pero los casos se dispararon en el último año. Desde el mercado de real estate aseguran que de 10 contratos que se firman, dos son compartidos: la principal causa tiene que ver con los precios. Los alquileres subieron más de 238% en un año, el doble que la inflación que mide el Indec (114%), según datos de la Universidad de San Andrés yMercado Libre.Nuevo récord Los alquileres subieron 238% en un año, pero aun hay un barrio ‘barato’

«Es una tendencia que también observamos y que, a su vez, provoca otro fenómeno con los alquileres de monoambientes. Menos del 50% de estas unidades llegan a cumplir el contrato de tres años. Los inquilino se van antes porque buscan compartir vivienda con amigos o familiares», indicó Marta Liotto, presidente del Colegio de Corredores de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba).

En números, un monoambiente en el barrio de Palermo de 40 metros cuadrados (m2) tiene, en promedio, un precio de $ 170.000, mientras que un tres ambientes en el mismo barrio de 60 m2 y con dos cuartos, cuesta $ 250.000. Es decir que si se comparte cada inquilino debe abonar $ 125.00, una diferencia más que atractiva.

«Este fenómeno se ve mucho sobre todo en los jóvenes que llegan a estudiar desde el interior del país o del extranjero. Se observaba con el caso de los venezolanos y hoy se ve también con la llegada de rusos«, dijo Daniel Bryn, dueño de Invertire Real Estate.

El stock de departamentos en alquiler en CABA es cada vez menor.

Qué pasa con los alquileres temporarios

Para el especialista esta tendencia está creciendo, sobre todo, en el caso de los alquileres temporarios. Hoy muchos propietarios que tienen un departamento grande deciden salir a alquilar sus habitaciones para conseguir una rentabilidad, muchas veces en dólares.

«Hay muchos limitantes en el reglamento de copropiedad para estos casos que no permiten alquilar por habitación. Pero, muchos de los estudiantes que, por ejemplo, llegan desde Brasil a la zona de la Facultad de Medicina, se inclinan por alquilar habitaciones porque los precios son casi la mitad que un departamento entero en renta temporaria», remarcó Bryn.

Mientras el valor de un departamento tiene un precio de u$s 800 por mes, una habitación se puede conseguir por u$s 400 o menos.

Los alquileres compartidos crecieron, coinciden todos los especialistas, sobre todo en el público joven. «En el mercado prácticamente no hay inmuebles en alquiler, esto sumado a los precios genera que muchos conocidos o amigos se junten a la hora de rentar un inmueble. Es una tendencia que vemos en alza», remarcó por su parte Ezequiel Wierzba, CEO de Click Aparts.

Es que para el especialista hoy la oferta está en sus niveles más bajos de la historia. «Los alquileres de dos y tres ambientes vuelan. Se publica un departamentos y en menos de una semana se consigue inquilino», explicó.

Qué hay que tener en cuenta

Si bien la mayoría de los propietarios no tienen inconvenientes en que «se sume» un nuevo inquilino a la propiedad, muchos establecen bajo qué condiciones se podrá hacer a la hora de firmar el contrato de alquiler.

«Lo que vemos es que los propietarios en algunos casos establecen un tope de cantidad de inquilinos en la propiedad«, dice Bryn. En ese sentido Liotto agregó que «no suele haber problema que en una unidad de dos habitaciones haya entre dos o tres inquilinos, pero tampoco se aceptan números superiores».

Las zonas cercanas a las facultades son las más buscadas

«Para nosotros una ley con plazos de tres años no es compatible con la situación económica porque un joven alquila un monoambiente solo, al poco tiempo no puede pagar la renta y ahí es donde decide cambiar de vivienda y compartirla. Según datos de Cucicba, casi el 80% de quienes alquilan unidades chicas tienen menos de 30 años«, finalizó Liotto.

Otro de los factores que genera un mayor número de alquileres compartidos tiene que ver con la garantía. «Muchos jóvenes al ser del interior no cuentan con un garante para alquilar en la Ciudad de Buenos Aires. Al juntarse entre tres o cuatro jóvenes es más fácil, las probabilidades aumentan», agregó por su parte Jorge Toselli, dueño de JT Inmobiliaria.

El empresario inmobiliario reconoció que la tendencia se nota sobre todo en las zonas de Palermo y Belgrano. «Alquilando de forma compartida logran mejores ubicaciones y alcanzan el aspiracional que es vivir cerca de sus facultades», concluyó.