Cargnello se presentó en la Ciudad Judicial para realizar la pericia psicológica

0
276

Cargnello se hizo presente en horas de la mañana acompañado de su abogado, Eduardo Romani.

En horas de la mañana, el arzobispo Mario Antonio Cargnello, se presentó en la Ciudad Judicial acompañado de su abogado, Eduardo Romani, para someterse a los estudios psicológicos de rutina en medio del proceso legal que se le sigue por una denuncia por violencia de género. El caso se encuentra en el Juzgado de Violencia Familiar y de Género 3, cuya titular es María Carolina Cáceres Moreno.


A mediados de abril,  el arzobispo de Salta junto a otros dos religiosos fueron denunciados por violencia de género por las monjas del Convento San Bernardo de Carmelitas Descalzas.

 Abrazo simbólico realizado a comienzos de mayo en el Convento San Bernardo en apoyo a las Carmelitas Descalzas

La denuncia  fue asentada en la Justicia ordinaria por la priora de la congregación, la madre principal, y otra monja. Allí se lo acusa a Cargnello, Elizalde y Lucio Ajalla, vicario cooperador de la Catedral Basílica, de violencia de género física, psicológica y económica. Luego de asentada la denuncia, la Justicia dispuso una perimetral para los religiosos y ordenó custodia policial en el tradicional convento San Bernardo.

Según se supo, las denuncias tienen su raíz en un episodio que habría ocurrido hace dos años, pero que recién se denunció penalmente. Según fuentes vinculadas a la Iglesia, la denuncia canónica se asentó primero. Al tratarse de un arzobispo, quien ahora debe juzgar los hechos para establecer si se tratan de faltas canónicas, es el Vaticano. ‘En octubre del año pasado llegó un comisario para investigar la denuncia por violencia‘, indicó a este diario una fuente eclesial reservada.