jueves, junio 20

Casos de frontera: narcoavión quemado y un homicidio atroz

0
122

Los hechos se produjeron en agosto y septiembre, en menos de un mes. Responsables de los descartes del avión y del cuerpo cruzaron la frontera.

Dos casos vinculados a los carteles de la droga sacudieron la frontera norte y el departamento San Martín en los últimos treinta días, en el primer caso un narcoavión se enredó en su aterrizaje en un aeródromo clandestino, camuflado como pista de cuadreras cerca de la localidad de Santa Víctoria, en pleno Chaco salteño. Los tripulantes huyeron de a pie, no sin antes quemar la nave y borrar las evidencias de lo que transportaban o iban a cargar.

Las huellas mostraron quizá un aterrizaje. Las fuerzas públicas federales y provinciales tardaron horas en llegar y solo hallaron las improntas de dos personas caminando hacia la frontera y una nave semicalcinada.

Según algunas fuentes consultadas, el avión con supuesta matrícula boliviana habría hecho “llover” cocaína en algún lugar del Chaco salteño y tras aterrizar en la pista fue abandonado en el paraje Lecherón, cerca de la triple frontera Argentina/Paraguay/Bolivia. La nave quedó enredada con los alambres que dividen los carriles de los caballos de carrera. El piloto y un tripulante le prendieron fuego y posteriormente huyeron de a pie, contaron loshabitantes de aquellas soledades.

El lugar donde fue encontrada la narcoavioneta

La narcoavioneta, parcialmente incendiada, fue localizada por personal de la Policía de la Provincia de Salta en horas de la noche entre las localidades de Alto La Sierra y Misión La Paz, al este de Santa Victoria Este, a pocos kilómetros del puente internacional que une esa segunda localidad con Pozo Hondo, con la República de Paraguay.

El fiscal de la zona, consultado por El Tribuno, confirmó la información y consideró “lo que tenemos hasta el momento son los restos que quedaron de la nave incendiada, pero no hay restos humanos calcinados, lo que nos hace suponer que fue incinerada por los mismos ocupantes”, dijo entonces.

Tampoco descartó que la misma pueda haber ingresado desde Bolivia, pues la nave tiene todas las características de ser del tipo que se utiliza para los narcovuelos.

Una fuente mencionó que lugareños sintieron la explosión en horas de la tarde del día 17 de agosto, y algunos de ellos llegaron al lugar cerca de las 16, constatando que no había cuerpos ni restos de mercancía alguna. El caso se investiga pero no tomó estado público ninguna información al respecto.

Ajustes de cuentas en Salvador Mazza

Casi un mes después del hallazgo del misterioso avión vacío y quemado, cuando el olvido estaba haciendo su trabajo, otra vez la opinión pública del departamento San Martín, en la frontera norte, se vio sacudida por otro misterio, un ajuste de cuentas atroz. El hallazgo esta vez fue en un lugar densamente poblado, sobre calle Libertad del barrio 28 de Marzo de Salvador Mazza.

Un video filmado por una cámara de seguridad mostró con precisión el momento en que una persona joven descarta un automóvil donde se hallaba el cuerpo sin vida de José Luis Bejarano. El hombre, en solitario, cierra el vehículo sobre calle Libertad y se aleja caminado en dirección a la quebrada que oficia de frontera entre Argentina y la República Plurinacional de Bolivia.

El hallazgo del cuerpo y las circunstancias del homicidio causaron gran conmoción en toda la frontera norte. Las características del crimen y la impunidad del mismo hablan de por sí de un episodio complejo. Los criminales utilizaron un conocido método para descartar a la víctima (ya ajusticiada) en su propio auto, en una zona poblada que tarde o temprano haría visible el mensaje.

Un hombre abandonó el auto con el cadaver

El vehículo fue estacionado en la calle Libertad del barrio 28 de Marzo el jueves 7 por la noche y, según testigos, un hombre bajó del lado del conductor, cerró el auto y se alejó hacia una calle que lleva a la frontera con Bolivia, tal como lo muestra el video que fue puesto a consideración.

La investigación sobre el hecho está centrada -según dicen- en un supuesto ajuste de cuentas. El secreto informativo es algo muy común en estos casos.

La complejidad del crimen recuerda otro caso de ajuste de cuentas ocurrido en Pichanal, donde un puestero fue decapitado supuestamente por sicarios del vecino país que luego hicieron desaparecer la cabeza. Aunque en ese último caso existen detenidos que claman libertad, el móvil del crimen aún no se esclareció.