Drones y virus, las armas claves para las «batallas quirúrgicas» en el Medio Oriente

0
127

Drones y virus, las armas claves para las "batallas quirúrgicas" en el Medio Oriente

Los aviones no tripulados y las ofensivas cibernéticas y por Internet son moneda corriente y en alza en la zona más conflictiva del mundo

06.01.2020 •

El ataque estadounidense en Irak en el que falleció Qassim Suleimani, comandante de las fuerzas iraníes, es una nueva demostración de la importancia creciente de los drones como un arma clave en ofensivas que requieren de una precisión quirúrgica en el Medio Oriente y que podrían extenderse a otras partes del planeta.

La ofensiva realizada en Bagdag, la capital de Iraq donde estaba Suleimani, también suma un nuevo capítulo a la saga de batallas informáticas en la región, donde Israel tiene un gran protagonismo.

El máximo comandante de seguridad e inteligencia de Irán fue asesinado el viernes temprano en un ataque con aviones no tripulados en el aeropuerto internacional de Bagdad que fue autorizado por el presidente Donald Trump, dijeron funcionarios estadounidenses.

El comandante, el mayor general Qassim Suleimani, quien dirigió la poderosa Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, fue asesinado junto con varios funcionarios de las milicias iraquíes respaldadas por Teherán cuando un avión no tripulado estadounidense MQ-9 Reaper disparó misiles contra un convoy que estaba dejando el aeropuerto.

El general Suleimani fue el arquitecto de casi todas las operaciones significativas de las fuerzas militares y de inteligencia iraníes en las últimas dos décadas, y su muerte fue un golpe asombroso para Irán en un momento de conflicto geopolítico.

Los funcionarios de los Estados Unidos se prepararon para posibles ataques de represalia iraníes, posiblemente incluyendo ataques cibernéticos y terrorismo, contra intereses y aliados estadounidenses.

Suleimani, quien dirigió la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, una unidad de fuerzas especiales responsable de las operaciones iraníes fuera de las fronteras de Irán, fue durante mucho tiempo una figura de gran interés.

No solo estaba a cargo de la recolección de inteligencia iraní y las operaciones militares encubiertas, sino que era considerado como una de las figuras militares más astutas y autónomas de Irán. También se creía que estaba muy cerca del ayatolá Jamenei, y fue visto como un posible futuro líder de Irán.

Guerras cibernéticas

Estados Unidos e Irán han estado involucrados durante mucho tiempo en una guerra en las sombras en campos de batalla en todo el Medio Oriente, incluso en Irak, Yemen y Siria.

El antecedente más cercano de este nuevo capítulo de esta lucha, apenas iniciado el año 2020, fue una «guerra de palabras» en el Medio Oriente en 2019 que se acercó a una «guerra de armas» por ataques a buques saudíes e iraníes, ataques con aviones no tripulados a las instalaciones de la compañía petrolera estatal saudita, de los cuales el movimiento Houthi de Yemen se atribuyó la responsabilidad y el derribo de un avión no tripulado de vigilancia estadounidense.

Estados Unidos y, especialmente, Israel están librando una batalla secreta contra Irán, según la emisora alemana N-TV, citando especialistas en seguridad.

En medio de esta «guerra en la sombra», Estados Unidos está actuando en forma encubierta con la inteligencia israelí para llevar a cabo operaciones en respuesta a ataques presuntamente patrocinados por Irán.

El informe alemán que Washington y Tel Aviv declararon una guerra de «ciberware» contra Teherán y sus aliados hace más de una década. Como dijo el ex oficial de inteligencia de la unidad de reconocimiento 8200 de las Fuerzas de Defensa de Israel, Roy Barzilay, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó ante los ataques de 2019, que Washington y sus aliados han atribuido a Irán, al ordenar «utilizar un ataque cibernético para apagar el sistema de misiles iraní y las computadoras de sus agencias de inteligencia».

«Esto no sigue las reglas usuales de guerra y puede tener efectos de largo alcance», dijo Barzilay, sugiriendo que mientras que un ataque aéreo es visto como una declaración de guerra, «un ataque cibernético de un gusano informático, virus o troyano puede hacer un daño significativo sin el pretexto inmediato de una guerra física real».

N-tv señaló que esto fue precedido por años de construcción de armamentos cibernéticos. Según los informes, los ataques de este tipo han existido durante más de una década, principalmente con fines de espionaje, pero también con el potencial de destrucción física.

Los expertos de seguridad informática creen que la Agencia de Seguridad Nacional de los EE. UU y la unidad israelí 8200 lanzaron la primera gran ofensiva cibernética con el gusano informático Stuxnet en 2010, cuando cientos de centrifugadoras en una planta de enriquecimiento de uranio en la ciudad iraní de Natanz fueron desactivadas.

Cuando fue descubierto en 2010, el gusano informático Stuxnet planteó un desconcertante acertijo. Más allá de su nivel de sofisticación inusualmente alto, asomaba un misterio aún más problemático: su propósito.

Ralph Langnet y su equipo ayudaron a descifrar el código que reveló el objetivo final de esta ojiva digital y sus orígenes encubiertos, según lo cuenta Langnet en el siguiente video.

«Con sus sofisticadas herramientas de ataque y defensa, Israel es una de las principales naciones del mundo en guerra cibernética. Sus soldados son los ojos y oídos del país», concluyó Barzilay.

Comparó el nuevo campo de batalla con el lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima, señalando que Stuxnet abrió una «caja de Pandora», ya que desde entonces las principales potencias, incluidos Estados Unidos y Rusia, han mejorado enormemente sus habilidades ofensivas de guerra cibernética y podrían paralizar todo un país hoy.

«Los ciberataques ya no son raros. La guerra con los medios digitales es parte del mundo en que vivimos ahora», dijo, señalando los ataques a la infraestructura física. La Unidad 8200 espía a los estados enemigos y a los terroristas, algo que se considera un «ciberataque pasivo».

Los llamados «ciberataques activos» se llevan a cabo para cambiar o perjudicar los recursos de las instalaciones militares opuestas o incluso sectores económicos enteros.

Amenazas en el aire

Las tensiones alcanzaron su punto máximo en 2019, después de que cuatro buques comerciales, incluidos dos petroleros de Arabia Saudita, fueron atacados frente a Fujairah, en Emiratos Árabes Unidos, en mayo.

En junio, dos petroleros de bandera extranjera fueron atacados cerca del estrecho de Ormuz. Si bien la causa del incidente sigue siendo desconocida, Estados Unidos y sus aliados han culpado a Irán, que ha negado cualquier participación.

Un dron de vigilancia estadounidense fue derribado más tarde sobre el estrecho de Ormuz y luego, en septiembre, los ataques con drones lanzados contra las instalaciones de la compañía petrolera estatal de Arabia Saudita, Saudi Aramco, alimentaron aún más el enfrentamiento.

Desde los vastos desiertos de Arabia Saudita hasta los vecindarios abarrotados de Beirut, la guerra de aviones no tripulados ha volado por todo el Medio Oriente, lo que aumenta las apuestas sobre las continuas tensiones entre Estados Unidos e Irán.

Desde la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán el año pasado, ha habido un ritmo cada vez mayor de ataques y supuestas amenazas de aviones no tripulados volados por los aliados de Teherán y Washington en la región.

El atractivo de la aeronave (no arriesgan a los pilotos y pueden ser lo suficientemente pequeños como para evadir los sistemas de defensa aérea) alimentó su rapidez en medio de las campañas de máxima presión de Irán y los EE. UU. A medida que estos ataques se vuelven más frecuentes, el riesgo de una escalada no deseada aumenta.

Mientras tanto, Israel reconoció haber atacado a Siria el sábado por la noche, en lo que describió como un ataque preventivo. El ejército dijo que evitó un esfuerzo de Irán para posicionar a los llamados drones asesinos antes de un ataque contra Israel.

El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, cuestionó la versión israelí en un discurso el domingo por la noche, diciendo que los ataques israelíes golpearon una casa de descanso de Hezbollah y mataron a dos de los miembros del grupo. Dijo que en el futuro, cualquier dron israelí que ingrese al Líbano sería derribado.

Los drones que Israel dice que estaba apuntando a Siria son conocidos por los expertos como municiones que merodean y son similares a los que usan los hutíes.

El dron que transporta la bomba vuela a un destino, probablemente programado antes de su vuelo, y explota en el aire sobre el objetivo o al impactar contra él.

f: IProfesional