El crimen de Lucas González: ordenaron la detención de otros dos comisarios

0
140

Se trata del jefe de la zona de Barracas Daniel Santana y del comisario Rodolfo Ozan. Ya son 16 los efectivos involucrados en el caso

La causa por el crimen de Lucas González, el adolescente de 17 años asesinado de un balazo el pasado mes de noviembre en el barrio porteño de Barracas, tuvo una novedad muy importante y que complica a dos comisarios implicados en el hecho.

El juez Martín del Viso ordenó la detención de Rodolfo Ozan (jefe de la Comisaría Vecinal 4 A) y Daniel Alberto Santana (jefe de la Comisaría Comunal 4), hoy acusados por “encubrimiento”, luego de que el fiscal Leonel Gómez Barbella reiterara el pedido -antes había sido rechazado- tras recabar una prueba consistente.

Se trata de una conversación guardada en el celular del comisario Fabián Du Santos entre dos hombres que se individualizaron como “Rodo” y Fabi”, quienes intentan montar un escenario para darle sustento a la primera versión policial respecto a un “enfrentamiento” armado entre los dos autos implicados.

De acuerdo al requerimiento de la fiscalía al que tuvo acceso Télam existieron estas conversaciones: “Fabi: ¿Qué paso, Rodo? ¿se mandaron un moco?; -Rodo: un re mocaso boludo, aparentemente eh… si”, se dijo en la primera parte de la conversación entre el comisario Fabián Alberto Du Santos -también detenido por encubrimiento-, y Ozan. Luego, este le solicitó a su interlocutor: “Que vaya y busquen lo tenga que buscar para justificar esto.”

En la conversación, Ozan le aseguró a Du Santos que “el tiro está de atrás hacia delante” y que “le voló el frasco…” en referencia a que había impactado en la cabeza de uno de los cuatro adolescentes que iban el en el auto perseguido por los efectivos.

“Yo ahora le llamo, lo llamo a Santana ehh…porque no lo llamas al perro y le decís que venga a para emprolijar esta cagada, si quiere…”, pidió Ozan respecto al otro comisario detenido en las últimas horas por el encubrimiento del hecho.

Por su parte, Gregorio Dalbón, abogado de la familia de Lucas y de los otros tres adolescentes, aseguró a la agencia de noticias que “el caso está resuelto”.