miércoles, junio 19

En Salta 13 departamentos tienen menos del 50% de servicio de cloacas

0
177

El avance de la provisión de agua potable en las casas sigue igual que desde 2010, según el Indec. De los 23 departamentos, nueve tienen menos del 80% de viviendas que cuentan con ese servicio.

En Salta 13 departamentos tienen menos del 50% de servicio de cloacas

Pese a que el Censo 2022 muestra que la cobertura de agua de red está por arriba del 90%, los problemas siguen latentes. Archivo

Las cifras del Censo Nacional 2022 muestran que en Salta, en los últimos doce años, no hubo un avance significativo en llevar agua potable. Si bien el promedio provincial es alto, más del 90%, no se logró un salto en las poblaciones que no tienen este servicio, que principalmente se encuentran en el interior.

Hasta el año pasado, el 91,5% de las viviendas particulares ocupadas dispone de agua para beber y cocinar de la de red pública. Similares números se encontraron en el Censo 2010, cuando el porcentaje era del 91,6%. En concreto, nada cambió pese a los anuncios de obras y toma de créditos como el Fondo de Reparación Histórica en la gestión de Juan Manuel Urtubey. Sí hubo un crecimiento comparado con el Censo del 2001 cuando la cobertura era del 89,9%.

En el interior, la provisión de agua potable es abarcativa. Sin embargo, de los 23 departamentos que tiene la provincia, nueve tienen menos del 80% de viviendas que no cuentan con ese servicio y son: Cachi, 76,1%; La Caldera, 70,5%; Guachipas, 68,8%; Molinos, 65,9%; Iruya, 63,6%; Rivadavia, 62,6%; Santa Victoria, 60,7%; San Carlos, 57,8%, y La Poma, 54,5%.

En el ítem viviendas particulares ocupadas en las que el desagüe del inodoro del baño es a red pública (cloaca), solo el 72,3% de las viviendas cuenta con ese servicio. Ahí sí hubo un crecimiento, aunque todavía hay una gran parte de la población que no puede acceder a las cloacas. Durante el Censo 2010 se informó que 60,6% de los salteños tenía ese servicio, mientras que en el 2001 era del 51,1%.

En el interior, sobre todo en algunas localidades, es evidente la necesidad de mejorar las condiciones de vivienda en la provincia, especialmente en áreas rurales y comunidades vulnerables.

En zonas rurales

Por ejemplo, en Rivadavia tan solo el 6,1% tiene cloacas. La Caldera es el departamento provincial con menor porcentaje de viviendas con cloacas: solo el 3,9% de sus habitantes tiene ese servicio. Hay otro departamento en Salta que tiene menos del 15% de cobertura y es La Candelaria, con un 10,8%.

Sin embargo, también hay muchos otros departamentos que tienen menos del 50% de cloacas y ellos son: Chicoana, 49,2%; Cerrillos, 48,2%; Anta, 41,3%; La Viña, 39,7%; Rosario de Lerma, 36,2%; Cachi, 35,3%; Santa Victoria, 35,1%; Molinos, 30,7%; Iruya, 28,4%, y La Poma, 18%.

Que existan viviendas que no tienen servicios básicos de calidad, tiene un impacto directo en el desarrollo y bienestar. La precariedad habitacional no solo afecta la calidad de vida, sino que también puede contribuir a la propagación de enfermedades.

Otros datos

El 70,2% de los hogares salteños es habitado por sus dueños, una cifra que se ubica por encima de la media nacional, que es del 65,5%.

Este es uno de los mejores indicadores que tiene el territorio provincial, comparado con el resto de las jurisdicciones. Por ejemplo, en Córdoba, el 58% de las viviendas está ocupado por sus propietarios, mientras que en CABA, el 52,9%.

Además, el 71,2% de las viviendas salteñas cuenta con pisos con revestimiento, ubicándose entre las provincias con menos porcentaje y solo supera a Chaco, con el 70,4, y a Corrientes, que tiene el 70,7% de pisos revestidos. La otra es Catamarca, con el 77%.

Esto significa que el 30% restante de las casas en la provincia son de contrapiso o, directamente, de tierra.

Internet

Con respecto al acceso a internet, en Salta el 65% de las casas tiene internet, mientras que en el 83,1% de los hogares se cuenta con celulares con internet y en el 49,4%, computadoras y tablets.

Para las localidades que no tienen acceso a una cobertura de red de agua, obtenerla de pozo es una solución; sin embargo, Felipe Biella, ingeniero y expresidente del Copaipa, expresó que se deben tener ciertas consideraciones.

«Hay que tener en cuenta que el agua que se obtiene de pozo se debe tratar, filtrar, clorar, etcétera. O sea, potabilizar y analizar con periodicidad para evitar cualquier riesgo. Es muy importante controlar este proceso», expresó Felipe Biella.

«Todo lo que tiene que ver con el faltante de cloacas está relacionado con falta de proyectos porque financiamiento para esos rubros existen en todos lados. Por ejemplo, en Pichanal se están haciendo casi el doble de obras de saneamiento, como agua, cloacas, conexiones eléctricas, que en Salta capital. Pichanal tiene 1.200 millones de pesos de presupuesto y Salta capital 800 millones», expresó Felipe Biella.

Los vecinos deben ocuparse de sus propios residuos cloacales y por lo costoso que significa instalar biodigestores, el pozo ciego es casi una solución excluyente. Es así que a medida que la población fue extendiéndose sin un acompañamiento de redes cloacales, los pozos ciegos domiciliarios crecieron en forma exponencial y con ello un gran riesgo de contaminación para las napas, arroyos o zanjas.

«Algo que es importante destacar es que todos los barrios populares, donde por lo general se da esta situación porque se iniciaron como asentamientos y después fueron mejorando, tienen que estar censados», destacó.