domingo, noviembre 28

EVANGELIO DEL DÍA

0
58

EVANGELIO DEL DÍA 🌾

Mateo (23,27-32):

En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que os parecéis a los sepulcros encalados! Por fuera tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos y podredumbre; lo mismo vosotros: por fuera parecéis justos, pero por dentro estáis repletos de hipocresía y crímenes. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: «Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas»! Con esto atestiguáis en contra vuestra, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!»

Palabra del Señor

🌾MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌾

Mt 23, 27-32:

🌾Sepulcro blanqueado.

1) Apariencia:

Cuando vivís de la apariencia en la apariencia aparece en vos ese estado de miedo y angustia. Porque vivís para los demás y no para vos; constantemente vivís para la demanda, pero no te escuchas vos y lo que vos querés queda de lado. A esto se suma que aparece el «es que me da pena» y entonces asentís a lo que el otro te pida. Cuando vendes tu personalidad y tu forma de ser, se pierde tu camino de felicidad y ni siquiera el VAR te podrá ayudar.

2) Edifican sepulcros:

Hay personas que hacen acciones buenas por una rectitud de corazón y lo hacen de manera desinteresada, eso es caridad. Pero también pueden surgir personas que hagan cosas buenas para usarlo como carta de presentación. Recordá que uno como cristiano tiene que hacer y desaparecer. Y a vos, que me venís escuchando hace rato te repito: «hacer y desaparecer». No caigamos en la fanfarronería, ni tampoco busquemos los escenarios, eso lo dejemos para los actores o las estrellas o estrellados. Nosotros hacemos las cosas por y para Dios. Hijo mío querido, no hagas las cosas para mostrarte como el más buenito o el mejorcito del grupo. Es más saludable actuar por amor, que actuar por narcisismo o por fanfarrón.

3) Cómplices:

Vos y yo tenemos que luchar por las debilidades que traemos hace rato. Día nuevo, lucha nueva… en esto San Agustín es un pionero, la famosa frase que dice: «tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva ¡tarde te amé!». Es en esto, buscar amar a Dios en tu vida y ser cómplice de amor y de vida. Porque también como decía: «tú estabas dentro de mí y yo fuera». Métete en vos y descubrirás la mejor herramienta para ser santo: “ser vos mismo» desde ese encuentro con Dios.