: EVANGELIO DEL DÍA

0
108

EVANGELIO DEL DÍA 💫

Juan 5,17-30:

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos:
«Mi Padre sigue actuando, y yo también actúo».
Por eso los judíos tenían más ganas de matarlo: porque no solo quebrantaba el sábado, sino también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios.
Jesús tomó la palabra y les dijo:
«En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta sino lo que viere hacer al Padre. Lo que hace éste, eso mismo hace también el Hijo, pues el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que él hace, y le mostrará obras mayores que esta, para vuestro asombro.
Lo mismo que el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a los que quiere.
Porque el Padre no juzga a nadie, sino que ha confiado al Hijo todo el juicio, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que lo envió.
En verdad, en verdad os digo: quien escucha mi palabra y cree al que me envió posee la vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado ya de la muerte a la vida.
En verdad, en verdad os digo: llega la hora, y ya está aquí, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que hayan oído vivirán.
Porque, igual que el Padre tiene vida en sí mismo, así ha dado también al Hijo tener vida en sí mismo. Y le ha dado potestad de juzgar, porque es el Hijo del hombre.
No os sorprenda esto, porque viene la hora en que los que están en el sepulcro oirán su voz: los que hayan hecho el bien saldrán a una resurrección de vida; los que hayan hecho el mal, a una resurrección de juicio.
Yo no puedo hacer nada por mí mismo; según le oigo, juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió».

Palabra del Señor
💫MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Juan 5, 17-30:

💫Mi padre trabaja.

1) Trabajar:

Es la dignidad del hombre que lo une con lo divino. Ni vos ni yo podemos vivir de arriba, de la dependencia del otro. Es trabajar por lo mío y para lo mío. Por eso en el trabajo de cada día está el eje de la santidad. Porque santidad implica producir y en la vida el producir significa hacer cosas desde mí para los demás. Donde está puesto tu trabajo hoy, será donde esté puesta tu producción a la santidad.

2) Da vida:

Qué hermoso saber que Dios vino a darte vida. Y que en este caminar como creyentes que somos, pasa todo por ello, por ser personas con vida. Vos y yo tenemos que recordar siempre que somos personas que damos vida a los que nos rodean. Somos personas que transmiten vida desde nuestra vocación. Y la religión es generar vida, y no muerte. No podemos matar desde la religión ilusiones o entusiasmos a vivir, al contrario, somos personas de vida.

3) Juzgar:

El juicio será a través de nuestros actos. Aunque debo reconocerte que muchas cosas ya la pagamos desde aquí. Ya que si sos soberbio la paga será esa soledad en la que te dejan los que te rodean. Muchas de las situaciones que hoy te duelen también pueden ser producto de tus actos. Hoy pedí a Dios que sane tu vida y te llene de su misericordia. Hasta el cielo no paramos.