jueves, julio 25

EVANGELIO DEL DÍA

0
242

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Mateo 13,47-53:

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?»
Ellos les contestaron: «Sí.»
Él les dijo: «Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.»
Cuando Jesús acabó estas parábolas, partió de allí.

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Mt. 13, 47-53:

💫Lo bueno y lo malo.

1) Juntaron:

Es necesario que tomes tu tiempo para que veas qué cosas tenés que dejar de lado y qué cosas tenés que seguir teniendo en tu vida. Hay cosas que las venís arrastrando o manteniendo y la verdad es que no te sirven o no te ayudan para que seas feliz. Así como hay cosas materiales que en su momento eran buenísimas y te servían, y hoy son simplemente chatarra, en tu vida y en tu realidad capaz que hay chatarras de pensamiento o de relación. Capaz que mantenés cosas que ya no sirven o no aportan a tu vida. Capaz que esa persona que está al lado tuyo hoy no te aporta nada en tu vida y se convirtió en una simple relación viciosa, y la mantenés sin siquiera saber por qué. Como así también, personas que te hacen mucho bien a las cuales tenés que cuidar y mantener.

2) Lo malo:

Es aquello que no deja aporte, por ejemplo, pregúntate: ¿esta persona aporta en mi vida? ¿Qué? Y también poder fijarte si hay cosas a las cuales mantenés en tu vida por pura obsesión o por puro vicio. Hay veces que nos aferramos a cosas malas que lo único que hacen es callar nuestra verdad.

3) Lo bueno:

Es aquello que te anima y aporta; lo que te recuerda quién sos y te hace pleno; lo que te permite avanzar en la vida. Claro que tendrás privaciones y límites al elegir lo bueno, pero complementa con tu vida y te anima a vivir, a ser. En la vida tendrás que hacer un “parate” y mirar bien quién sos y qué querés para vos y cómo continuarás viviendo tu vida. Luego de ese “parate”, mira lo que te hace mal, lo que te hace bien y lo que no te ayuda a ser plenamente vos y la voluntad de Dios para vos. Mira lo que te hace bien y te hace ser más vos. Hasta el cielo no paramos.