miércoles, junio 19

EVANGELIO DEL DÍA

0
163

EVANGELIO DEL DÍA💫
Marcos (3,13-19):

EN aquel tiempo, Jesús subió al monte, llamó a los que quiso y se fueron con él.
E instituyó doce para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar, y que tuvieran autoridad para expulsar a los demonios:
Simón, a quien puso el nombre de Pedro, Santiago el de Zebedeo, y Juan, el hermano de Santiago, a quienes puso el nombre de Boanerges, es decir, los hijos del trueno, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el de Caná y Judas Iscariote, el que lo entregó.

Palabra del Señor
💫 MEDITACION DEL EVANGELIO💫

Mc. 3, 13-19: Elegidos para anunciar.

1) Subió a la montaña: Es la actitud de mirar desde arriba y para ello es necesario tomar distancia de la cotidianeidad. Es apartarte de todo y encontrarte vos con Dios. Es que tengas ese momento de ser solo vos y nadie más que vos; mirarte y descubrirte para descubrir en tu intimidad qué es lo que Dios te propone y a qué te dispones.

2) Fueron hacia Él: El ser un cristiano es saberse elegido. Tu cristianismo no pasa por costumbre ni por tradición, sino más bien es por elección, por un llamado en sí. Ser cristiano es tener un encuentro y una relación con Cristo, que enciende, que anima y que se disfruta de vivir con Él. Lo mismo pasa con la vocación sacerdotal o religiosa, es un mirarlo a Él, un constante volver a Él y ese estar con Él es lo que te lleva a servir a los demás. Si no hay intimidad con Él, tu servicio a los demás es un acto meramente social, sin evangelio.

3) Sobrenombre: Cuando Dios te llama pone en vos algo que te cambia y te hace distinto, te muestra que sos otra persona cuando actúas desde Él pero te da identidad. No te convertís en un maniquí religioso o espiritual. Sos vos con la impronta de Jesús. Sos otro Cristo, pero sin dejar de ser vos. Eso es lo lindo del cristianismo. Vives la experiencia de Cristo que te potencia y plenifica tu persona, pero no absorbe tu persona. Algo bueno está por venir.