Finlandia hace formal su pedido de ingreso a laOTAN yRusia amenazó con“medidas de represalia militar”

0
233

La noticia fue confirmada por el presidente y la primer ministro; junto a Finlandia también ingresaría Suecia 12 mayo, 2022

Finlandia, un país de histórica tradición neutral que al igual que Ucrania su ubicación geográfica sirve como frontera entre Rusia y la OTAN, ha decidido dar un giro histórico en su política exterior y hará oficial su solicitud de ingreso a la alianza militar en pos de garantizar su seguridad, atemorizados por la reciente invasión del Kremlin a Ucrania.

“Finlandia debe solicitar su ingreso en la OTAN sin demora. Esperamos que los pasos a nivel nacional aún necesarios para tomar esta decisión se tomen rápidamente en los próximos días”, afirmaron en un comunicado el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, y la primera ministra, Sanna Marin.

Las declaraciones de los principales políticos del país se dan tras el cambio de concepción entre los ciudadanos de que el país ahora sí debe ser parte de la OTAN. Ambos mandatarios querían evitar expresar su posición para no influir en el debate público que se había dado durante estas semanas: “Hemos necesitado tiempo para que el Parlamento y toda la sociedad establezcan sus posiciones al respecto. También para establecer estrechos contactos internacionales con la OTAN y sus países miembros, así como con Suecia. Hemos querido darle a la discusión el espacio que requería”.

“Ser miembro de la OTAN reforzaría la seguridad de Finlandia. Como miembro de la OTAN, Finlandia reforzaría también a la Alianza en su conjunto. Finlandia debe ser candidata a la adhesión sin demora”, agregaron en el comunicado. Ahora, resta que el resto de la coalición de Gobierno y el parlamento den su apoyo formal para poder comenzar oficialmente con el proceso de adhesión.

Tras la confirmación, la amenaza de Rusia

Conocida la noticia del Gobierno finés, Rusia no tardó en repudiar la decisión y amenazar con iniciar hostilidades, en caso de que se consume el ingreso. El encargado de expresar la posición del Kremlin fue el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov: “La incorporación de Finlandia a la OTAN es un cambio radical en la política exterior del país”, dijo en un comunicado. Y agregó: “Rusia se verá obligada a tomar medidas de represalia, tanto de carácter militar-técnico como de otro tipo, para evitar que surjan amenazas a su seguridad nacional”.

Para Rusia, el objetivo de la OTAN es “continuar expandiéndose hacia las fronteras de Rusia, para crear otro flanco para una amenaza militar a nuestro país”.

Dejando las amenazas de lado, Lavrov retomó el discurso diplomático y se lamentó por la decisión adoptada por Finlandia sobre la ausencia de “cualquier intención hostil” a su vez que el ingreso a la OTAN violaría acuerdos bilaterales como el Acuerdo de Paz de París de 1947 o el Acuerdo ruso-finlandés de 1992 que impiden el ingreso mutuo en alianzas contra el otro país y por el que ambos países se abstienen de utilizar la fuerza contra el otro.

No hay vuelta atrás

Lo cierto es que Finlandia hará formal su decisión y la OTAN ya prometió que “su proceso de acceso será fluido y rápido”. A su vez, la alianza militar ya prometió asistencia militar desde el inicio del proceso de adhesión, en caso de que Rusia decida realizar cualquier tipo de ofensiva militar para obligar a desestimar a Helsinki de su decisión.

El potencial ingreso de Finlandia sería un golpe doble para Rusia, ya que también ingresaría Suecia, otra nación de histórica neutralidad pero que ingresará en la alianza militar si su vecino escandinavo también lo hace: “Sería muy importante que Finlandia y Suecia pudiesen tomar decisiones en la misma dirección y en el mismo plazo tiempo, pero respetando plenamente la independencia de cada una de nuestras decisiones”, había expresado el canciller finés, Pekka Haavisto, tras una reunión con su par sueco.