sábado, junio 15

La Cámpora tomó el discurso del Presidente como un triunfo y redobla la presión para que no sea candidato

0
129

Nota extraída de TN por Bruno Yacono

El Presidente se alineó con la organización de Máximo Kirchner y habló de la “inhabilitación política” de la Vice. Lo hizo para bajar tensiones y enviar un mensaje de acercamiento, pero el kirchnerismo insiste con que debe declinar sus aspiraciones electorales.

Entre los dirigentes más duros del kirchnerismo reinaba una sensación de satisfacción tras las palabras de Alberto Fernández. Es que ante el Congreso el Presidente se alineó con el discurso de La Cámpora que sostiene que la Vicepresidenta Cristina Kirchner está proscripta y de esa manera bajó un mensaje de paz hacia el interior del Frente de Todos.

“Hace unos meses esta organización (en referencia a la Justicia, los medios y la oposición) coronó su actuación con una condena en primera instancia a la Vicepresidenta de la Nación. Lo hicieron tras simular un juicio en el que no se cuidaron las formas mínimas del debido proceso y se formularon imputaciones que rayan con el absurdo jurídico buscando su inhabilitación política”, sentenció el mandatario ante la mirada de Cristina Kirchner.

El término conformó a buena parte de las filas que integran el kirchnerismo duro, los que reclamaban una definición del Presidente en este sentido. “El concepto está, es lo mismo”, le dijo a TN un funcionario K que integra el Gabinete. En la previa había dudas sobre si el mandatario condenaría la supuesta proscripción de la Vice.

Si bien las palabras del jefe de Estado fueron bien recibidas por la organización K, sus principales dirigentes insisten en que debe bajar su eventual candidatura.

La Cámpora tomó el discurso del Presidente como un triunfo y redobla la apuesta para que baje su candidatura. Foto: Reuters.
La Cámpora tomó el discurso del Presidente como un triunfo y redobla la apuesta para que baje su candidatura. Foto: Reuters. Por: REUTERS

La Cámpora tomó el discurso del Presidente como un triunfo y redobla la apuesta para que baje su candidatura

De hecho, la cuestión había generado fuertes roces entre los funcionarios más cercanos al Presidente, como el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que había declarado públicamente que la Vice no estaba proscripta y referentes de La Cámpora, tal el caso de Andrés “Cuervo” Larroque que planteó la idea de que “algunos sectores” de la Casa Rosada minimizaban la situación judicial de CFK.

En la previa, Larroque sostuvo que había expectativa por los dichos del Presidente y la ausencia de Máximo Kirchner en el recinto solo desnuda el malestar que desde ese espacio tienen con el mandatario. De hecho, pese a este gesto de Fernández, buena parte del kirchnerismo pide que Alberto Fernández decline de una buena vez sus aspiraciones electorales.

De esta manera, el Presidente intentó encapsular el conflicto y bajar las tensiones en un espacio ya convulsionado por la inestabilidad que genera la definición de las candidaturas de cara a las presidenciales de 2023. Cerca de Alberto Fernández le dijeron a este medio que las declaraciones del Presidente “fueron precisas”, ya que en ningún momento sostuvo que Cristina Kirchner actualmente está proscripta, sino que su condena busca – a futuro – que no pueda competir electoralmente. “Lo dice desde antes de que hubiera tensiones”, agregó un funcionario albertista.

La Cámpora celebró que Alberto Fernández haya condenado la proscripción de CFK. (Foto: Télam)
La Cámpora celebró que Alberto Fernández haya condenado la proscripción de CFK. (Foto: Télam)

De hecho, jurídicamente no hay actualmente ningún elemento que impida la candidatura de Cristina Kirchner, ya que la condena del Tribunal Oral Federal 2 por el direccionamiento de la obra pública en favor de Lázaro Báez no está firme. Solo la Corte Suprema puede hacerlo y el caso ni siquiera llegó a la Cámara de Casación Penal.

El Presidente intentó encapsular el conflicto y bajar las tensiones en el Frente de Todos

Más allá de las cuestiones técnicas, en el kirchnerismo entienden que el Presidente terminó de alinearse con el discurso K sobre la situación judicial de la exmandataria, más allá de que Alberto Fernández había firmado el documento del Partido Justicialista confeccionado tras la mesa política del FDT en el que se condenó la proscripción de la Vice.

A lo largo de toda su presentación, el Presidente se mostró muy duro con el Poder Judicial. En el inicio de su discurso pidió que se profundice la investigación por el intento de asesinato de Cristina Kirchner con una contundente frase: “Les pido que actúen con la misma premura con la que se archivan causas contra jueces y empresarios poderosos”. Más adelante sostendría que “espera que la Justicia vuelva a abrazar el derecho y deje de servir a factores de poder”.

Los jueces Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz escucharon con atención la ola de cuestionamientos hacia la Corte Suprema sin emitir ningún gesto.

En su discurso, Alberto Fernández también puso en valor su gestión y defendió los logros de su administración. “En este tiempo escuché una y otra vez como criticaban mi moderación, pero con mi moderación pude enfrentar a los acreedores privados y pude ponerle freno a los condicionamientos al Fondo Monetario Internacional y con esa moderación puse el pecho a la pandemia”, lanzó Fernández.

Cerca del mandatario dicen que fue un dardo directo a La Cámpora, que pese a la satisfacción por las críticas del Presidente a la proscripción de Cristina Kirchner, prometen volver a la carga para que Alberto Fernández decline de su sueño de reelección.