martes, junio 25

La desocupación llegó al 11,7% y afecta a más de 1,4 millones de personas en el país

0
293

Respecto del mismo período de 2019 subió 2 puntos porcentuales, pero si se compara con el segundo trimestre bajó 1,4 puntos, según datos oficiales.

La tasa de desocupación alcanzó el 11,7% en el tercer trimestre del año y alcanzó a 1,4 millones de personas, según informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Si bien se mantuvo por encima del 9,7% registrado en el mismo período de 2019, mostró una fuerte baja de 1,4 puntos porcentuales en relación con el 13,9% del segundo semestre, pero no porque haya bajado la cantidad de personas desempleadas sino porque aumentó la de quienes buscan activamente empleo. Sucede que cuando la cantidad de gente que pasa de ser inactiva a buscar trabajo se la considera como parte de la población económicamente activa, por lo que al aumentar el universo sobre el que se compara, baja el porcentaje de desempleo.

Según explicó el Indec, al igual que en el trimestre anterior, “la cantidad de personas que no trabajó, pero buscó hacerlo, estuvo acotada en virtud de las restricciones a la circulación para algunas actividades”.

El organismo estadístico detalló que se mantuvo sin modificación el 1,4 millones de desocupados, pero como el informe oficial considera 31 centros urbanos, que representan el 62% de la población, una cifra extendida a todo el país marcaría que a fines de septiembre, en la Argentina había en total 2,25 millones de desempleados.

De acuerdo con los datos oficiales, en el tercer trimestre de 2020 la tasa de actividad se ubicó en 42,3%, frente al 38,4% del segundo trimestre, mientras que la de empleo subió de 33,4% a 37,4%. En ambos casos aún se mantuvieron muy por debajo de los niveles prepandemia (47,1% y 42,2% respectivamente) y también de las cifras del mismo trimestre de 2019 (47,2% y 42,6%).

En lo que respecta a la tasa de ocupados demandantes de empleo, se posicionó en el 14,8%, mientras que la de subocupación alcanzó el 13,4%. Así, la presión sobre el mercado de trabajo (calculada con base en la suma de los desocupados abiertos, los ocupados demandantes y los ocupados no demandantes disponibles) llegó al 34,7%.