Acoso en las redes sociales: cuando la pelea traspasa y la rivalidad se mete con la vida real

0
93

  • 2019-12-20

El acoso es efectivo, existe y puede ser extenuante

Fulanita arma un grupito de Twitter para pelear contra otro grupito que se armó a la fuerza para defenderse de los ataques del primero. Hasta ahí parece una simple pavada de redes sociales, algo inofensivo y que no influye en la vida real.

¿Qué pasa cuando se traspasan esos límites y la rivalidad llega a otros ámbitos que sí tienen que ver con la vida real? El acoso es efectivo, existe y puede ser extenuante. 

Entonces empiezan las llamadas con número desconocido, las cuentas falsas abiertas con la simple intención de infamar y un “lleva y trae” de historias incomprobables para desacreditar a los que son blanco del ataque. Involucran a tu entorno, les quieren hacer creer que estás acosando a los acosadores y se divulgan datos personales para que más personas se sumen al hostigamiento violando cualquier tipo de privacidad. En pocas palabras, se crea un mundo paralelo en el que el acosador intenta convertir a la víctima en victimario. 

Esto que describo es un tipo de acoso y atenta contra la honra y la libertad: difamar con acusaciones falsas sin necesidad de estar en contacto físico con la víctima, dramatizar una victimización para que otros crean su historia, “stalkear” las redes del agraviado e infiltrarse con perfiles falsos. Para que quede claro, es un delito y el hostigamiento digital constituye una contravención en CABA.

Como a muchas otras personas, hoy esto no me es ajeno. Puedo dar fe de que las consecuencias de estas conductas ominosas son realmente devastadoras y dificultan la cotidianidad. Los efectos psicológicos de este tipo de comportamiento son el estrés, la vergüenza y una enorme impotencia, entre otras cosas, ya que hay un gran sentimiento de desamparo. También miedo, puesto que no se sabe de qué es capaz el acosador. 

Recibí muchos comentarios en apoyo y entre todos convive el mismo interrogante: ¿Qué es lo que buscan? Para dilucidar este asunto ya debería meterme en un campo que no es para nada el mío, aunque sí se sabe que los acosadores son personas con personalidad paranoide, inseguras, egocéntricas, agresivas y que no son capaces de asumir sus errores. En síntesis, lo que buscan es dañar. Ni siquiera es algo personal, cualquiera puede ser víctima, lo importante es producir el daño.

Por último, cuando ignorar la situación no alcanza ya que las agresiones se intensifican, se puede recurrir a la denuncia aunque no podría constatar su efectividad. No soy una experta en sistemas pero supongo que es muy fácil cambiar la dirección IP y seguir acosando desde nuevas cuentas. Así y todo, si sufren alguna situación similar, no duden en pedir ayuda. El apoyo de la gente es fundamental para poder atravesar y superar el acoso.

Nota extraída de Info Veloz por Fiorella Ingrassia

Estudiante de derecho. Tuitera. @Young_lust15.