domingo, febrero 25

Arriesgada estrategia electoral de Massa: convencer a la militancia K de que se «rebeló» contra el FMI

0
200

El ministro presenta la negociación con el Fondo como el preludio de la «independencia financiera» y una victoria contra un reclamo de ajuste fiscal

Arriesgada estrategia electoral de Massa: convencer a la militancia K de que se "rebeló" contra el FMI

Sergio Massa está descubriendo en estos días que, contrariamente a lo que había afirmado hace algunos meses -mientras se debatía sobre las candidaturas para las PASO-, sí se puede ser simultáneamente ministro de economía y candidato oficialista. Y no sólo eso: hasta le puede resultar redituable electoralmente la renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

A primera vista puede parecer raro, ya que el kirchnerismo, empezando por la propia Cristina Kirchner, no deja de reprocharle a Alberto Fernández la firma del «stand by» a inicios del 2022. La recriminación es que el acuerdo no solamente tendría efectos recesivos e inflacionarios sino que, para peor, terminaría «legitimando» la deuda asumida por Mauricio Macri.

Lo que nadie menciona en los discursos de campaña, sin embargo, es que uno de los artífices de que aquel acuerdo con el FMI fuera aprobado por el Congreso fue, precisamente, Sergio Massa, en su rol de presidente de la Cámara de Diputados. Fue él quien negoció los cambios en la redacción del proyecto con los legisladores de Juntos por el Cambio, cuyos votos eran imprescindibles para compensar el hecho de que un tercio del bloque del Frente de Todos, siguiendo la indicación de Cristina, no votó el acuerdo.

Un consultor tradicional posiblemente aconsejaría a alguien en la situación de Massa que tratara de evitar a toda costa el tema del FMI en su campaña, y centrarla en otros aspectos más amigables para el público interno del kirchnerismo. Sin embargo, el ministro/candidato está haciendo todo lo contrario: decidió que la renegociación del «stand by» fuera el eje de su estrategia de comunicación.

La apuesta no es sencilla: Massa quiere que la dilación para llegar a un entendimiento con los directivos del Fondo sea vista por la sociedad argentina como un gesto de rebeldía. Y que el próximo calendario de pagos sea algo así como una declaración de independencia financiera.

«Queremos pagarle al Fondo de vuelta y que se vayan de la Argentina. Queremos ser un país soberano, queremos decidir nuestro propio proyecto de desarrollo y que no nos digan otros cómo desarrollarnos los argentinos», dijo el candidato en uno de sus actos por el conurbano bonaerense, donde aspira a recuperar parte de los cuatro millones de votos que la coalición peronista perdió entre la presidencial de 2019 y la legislativa de 2021.

Massa intenta una jugada arriesgada: equiparar su negociación con el FMI con la

Massa intenta una jugada arriesgada: equiparar su negociación con el FMI con la «declaración de independencia financiera» que había hecho Néstor Kirchner al saldar la deuda en 2005

Y, en una jugada retórica algo arriesgada, argumenta que su estrategia es comparable con la de Néstor Kirchner, que en diciembre de 2005 decidió, mediante el trámite de pagar al contado u$s9.000 millones, cortar la «dependencia» que suponía someterse a las revisiones técnicas del FMI. Las diferencias entre aquel momento y el actual son demasiadas, empezando por los niveles de reservas del Banco Central: en aquel momento, gracias al boom de la soja, crecían a una velocidad de u$s17.000 millones anuales, mientras que reflejan una merma de u$s13.000 millones respecto de un año atrás.

En aquel momento, Kirchner aprovechó la abundancia de dólares para pagar y, de esa forma, ampliar su margen de maniobra. En otras palabras, para que no hubiera interferencia con su estrategia de elevar los niveles de consumo. En cambio, el próximo gobierno deberá aceptar las condiciones del FMI -que impondrá un duro ajuste fiscal- y tendrá un largo cronograma de pagos por delante.

Disimulando la pelea del gasoducto

Es una demostración de la reconocida audacia de Massa el establecer un paralelo entre ambas situaciones y ofrecerlo como argumento para entusiasmar a la militancia kirchnerista. Sobre todo, si se considera que uno de los principales objetivos del candidato es pagarle al FMI con los dólares que ingresen por la exportación de gas, ahora que está en marcha el gasoducto Kirchner.

Y ese discurso choca de frente con la advertencia que hizo Cristina el mismo día de la inauguración en Salliqueló. Allí la vice advirtió que había una discusión pendiente en el «para qué» del gasoducto, porque el peronismo debería plantearse la prioridad de bajar las tarifas de consumo hogareño y de la industria, en vez de tener como meta principal la exportación.

Massa, sin embargo, ya está sacando cuentas de cuántos dólares más dispondrá por el ahorro del gas licuado que hoy llega en barco, más los nuevos dólares que ingresarán desde Brasil cuando se termine la obra de reversión del gasoducto que hoy trae el gas desde Bolivia al norte argentino.

De manera que uno de los grandes desafíos retóricos para el ministro será el de mantener el discurso neo-estatista, que tiene su centro en los recursos gasíferos y del litio, sin que ello implique entrar en controversia con la visión kirchnerista, que desconfía de la vocación exportadora y de la llegada de inversores externos.

«Qué vocación de colonia, hermano, qué vocación por volver a ser Potosí», fue la comentada frase de Cristina en un acto partidario. La alusión era para el gobernador jujeño, Gerardo Morales, quien había manifestado su entusiasmo por la ventaja comparativa que supondría para Argentina tener una regulación minera más benigna que la de Bolivia ya Chile.

Massa, sin embargo, no ha dejado de repetir que gracias a la exportación de energía y de minerales, Argentina podrá recuperar la independencia económica.

El gasoducto, otro motivo de fisura interna: Massa quiere usarlo para

El gasoducto, otro motivo de fisura interna: Massa quiere usarlo para «independizarse del FMI» mediante la exportación, una idea que es resistida por el kirchnerismo

¿Un ajuste fiscal para festejar?

Pero tal vez la prueba más difícil que le espera a Massa frente al sector más duro de la militancia kirchnerista es mostrar el inminente acuerdo con el FMI como una victoria política. Hasta la irrupción de la sequía, que alteró la capacidad de acumular reservas y de engrosar la caja de la AFIP, el ministro había demostrado una fuerte vocación por cumplir los compromisos con el organismo de crédito.

Por caso, en 2022 se sobrecumplió el objetivo fiscal, que cerró en 2,4%, lo que implica una décima menos de lo que establecía la meta. Y este año, aun con la situación de crisis por la falta de divisas y por el freno en la economía, dio muestras de austeridad fiscal.

Los subsidios a la energía en el primer semestre cayeron un 21% respecto del nivel de un año antes. En términos de PBI, es un 0,8%, lo cual deja buenas chances de que se sobrecumpla el tope anual de 1,5% que se había prometido al Fondo.

Pero lo más difícil de digerir para la militancia K es que, además de la energía, uno de los rubros que lideran el recorte son las prestaciones sociales – que incluyen jubilaciones y planes de asistencia-. El gasto real en esa categoría cayó 10% respecto el primer semestre del año pasado, según el último reporte de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Es un dato que no ha resultado indiferente a los movimientos piqueteros, que en cada acto de protesta frente al ministerio de Desarrollo Social, en la avenida 9 de Julio, denuncian que el recorte en los beneficiarios del plan Potenciar Trabajo obedece a un compromiso con el Fondo. Y es uno de los principales motivos que ha empujado a que parte de la militancia K, en abierta desobediencia al mandato de Cristina, hayan decidido votar a Juan Grabois.

Los sondeos de intención de voto difieren respecto de cuál podría ser el caudal de esa «fuga por izquierda»: mientras algunas consultoras hablan de un porcentaje mínimo -una décima parte de los votos que conseguiría Massa- hay otras mediciones de consultores  cercanos al kirchnerismo que hablan de una contienda mucho más pareja, con una ventaja de dos a uno para Massa.

Negociando «a cara de perro»

En todo caso, Massa tiene también una estrategia para convertir esas críticas en un argumento a su favor. En los últimos días, desde el equipo económico del Gobierno se dejó trascender la noticia de que el FMI había puesto como condición un endurecimiento en las metas fiscales, y que se pediría que el déficit debería ser de 1,5% del PBI, en vez del 1,9% original.

La información oficial es que ese punto -junto con el reclamo de una devaluación- es el motivo por el cual se demoró tanto la renegociación y Massa debió recurrir a los yuanes del swap chino para ir saldando los pagos del exigente cronograma del FMI.

Massa planea viajar en breve a Washington para firmar el nuevo acuerdo con Kristalina Georgieva: quiere presentarlo como una

Massa planea viajar en breve a Washington para firmar el nuevo acuerdo con Kristalina Georgieva: quiere presentarlo como una «victoria política» ante el FMI

En consecuencia, cuando finalmente Massa viaje a Washington y se reúna con Kristalina Georgieva para firmar el acuerdo con las nuevas metas -y con el desembolso que ayudará a sostener la estabilidad financiera hasta las elecciones-, podrá decir que obtuvo un mejor resultado que el esperado. Con un poco de «maquillaje» en la comunicación política, se podría hasta afirmar que Massa dialogó «a cara de perro» y que logró torcerle el brazo a los funcionarios más duros del staff, que querían imponer un mayor ajuste.

Para que los militantes kirchneristas interpreten que la meta del déficit fiscal de 1,9% es un triunfo político no sólo será necesaria una dosis de voluntad sino también una pérdida de memoria: a principios de año, cuando quedó en evidencia la gravedad de la sequía -que golpearía duramente la caja de la AFIP por una baja en las retenciones de exportación- se había empezado a reclamar que el Gobierno se rebelara contra la meta original del 1,9% y que, como mínimo, se mantuviera el déficit de 2,4% con el que se había cerrado el 2022.

Sin embargo, Massa tiene más argumentos para transformar las debilidades en fortalezas: podrá alegar que en abril pasado, cuando se produjo la escapada del dólar blue que agrandó la brecha cambiaria hasta un 118%, pudo controlar la situación gracias a su rebeldía. En aquel momento, contrariando expresamente una norma del FMI, Massa promovió el uso de los dólares de las reservas en el mercado cambiario.

Y también tiene un argumento para contestar otra crítica interna, la de la «claudicación» ante el campo con las tres ediciones -tal vez cuatro- del «dólar soja». Desde el punto de vista de Massa, esa medida fue la única forma de evitar una devaluación brusca, otro reclamo clásico del FMI, que no sólo implicaría un shock regresivo del ingreso, sino que conduciría al peronismo a una segura derrota electoral.