Cómo impactarán en enero los aumentos postergados en la canasta básica

0
275

  • 2020-01-04

A pesar de las medidas del Gobierno no se espera una baja significativa del nivel de inflación correspondiente a diciembre.

La inflación 2020 viene con un arrastre del 2019 y, como si fuera poco, también con el impacto de las subas en los precios de los alimentos de la canasta básica por la vuelta del IVA 21%. Según consultoras privadas, no se espera una baja significativa frente a diciembre último. Los altos índices se mantendrán incluso a pesar de las medidas que tomó el Gobierno como el congelamiento de las tarifas.

Desde las consultoras no se espera una baja significativa frente al nivel de inflación de diciembre pasado, estimada en un 4,2%. Este nivel se mantendrá incluso a pesar de las medidas que se tomaron desde el Gobierno como el congelamiento de las tarifas de transporte y la postergación de los aumentos de combustibles.

Al mismo tiempo, los jubilados, pensionados y los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) volverán en febrero, ya sin el bono, a los niveles originales de diciembre, lo que representará una nueva caída en el poder adquisitivo de esos sectores, al menos hasta marzo, donde se estima que habrá actualización por decreto.

«Si suben 7% los precios de los alimentos de la canasta básica por volver a estar gravados con la alícuota plena de IVA, se sumaría un 0,3% a la inflación de enero. Si además consideramos el 1,3% de arrastre estadístico que deja diciembre, ya estamos hablando de un piso de 1,6% en enero solo por estas dos cuestiones, sin contar las demás subas de precios que habrá en este mes. Por eso no esperamos todavía una baja significativa en la inflación respecto del 4,2%», explicó Martín Kalos, economista jefe de la consultora Elypsis.

“La postergación de aumentos no puede sostenerse indefinidamente porque afectaría la masa de subsidios y por tanto el objetivo fiscal, pero cómo se volverán a aumentar luego es algo a negociar y definir entre el Gobierno y las empresas proveedoras de esos servicios públicos”, agregó Kalos.

En diciembre, según Elypsis, alimentos y bebidas -el rubro más sensible y de mayor ponderación en el IPC- aumentó 3,9% y un 58% en el año. El rubro salud fue el que lideró la inflación, con un aumento acumulado de 74,6% en 2019. “Si bien el dólar oficial deprimido por los controles viene conteniendo muchos precios, el año nuevo arranca con presiones en diversos frentes, entre ellos, los alimentos de la canasta básica que comenzarían a tributar IVA”, resaltaron en la consultora de marras.

“Mientras el Gobierno negoció con empresarios y supermercados para que la suba en los precios de los alimentos de la canasta básica no sea de 21%, sino que se ubique en torno a 7% y 10%, también se prorrogó con cierto ajuste el programa de Precios Cuidados. Esto significa que algunos precios de alimentos que no estaban exentos de IVA, por no estar dentro de la canasta básica, también van a aumentar de precio”, advirtió Lorena Giorgio, economista senior de Econviews.

El rubro de alimentos y bebidas es el de mayor peso en el indicador general de inflación -con un 30% aproximadamente- y enero suele ser un mes de alta inflación estacional, por eso desde Econviews anticipan que la inflación mensual de enero tendrá un piso de 3,5%, a pesar del congelamiento de varios precios regulados.

“El fin de la exención del IVA para alimentos de la canastas básica afectará en mayor medida a los sectores más vulnerables, aunque probablemente el impacto se note más durante febrero y en marzo, ya que habrá que esperar el aumento de las jubilaciones y la AUH. Por lo pronto, se espera que se incrementen en una suma fija con lo que seguramente vamos a ver una caída en términos reales de los haberes que se encuentren por encima de la mínima”, destacó Santiago Taboada, economista del Centro de Estudios Económicos OJF (Orlando J Ferreres & Asociados).