Desde su lanzamiento, el billete de $1000 perdió más del 85% de su valor

0
74

Expertos sostienen que en febrero ya se necesitará un billete de $10.000 que equipare el poder de compra que tenía el billete de mayor denominación actual en su lanzamiento

Pagar en efectivo es una acción cada vez más complicada para los argentinos ya que cualquier transacción cotidiana requiere cada vez más billetes producto de la alta inflación. Durante el Gobierno de Mauricio Macri se intentó facilitar esta situación lanzando billetes de mayor denominación, como el de $1000, pero los aumentos de precios siguieron su curso y hoy el escenario vuelve a ser el mismo.

El BCRA ha demostrado su poco interés en cuidar el valor de la moneda y solo este año se emitieron unos 568,6 millones de unidades. Y, en total, ya hay en la calle unos 2.236,5 millones de ejemplares con la imagen del hornero, devaluando cada vez más su poder de compra desde su puesta en circulación en diciembre de 2017.

“Desde que nació el de $1.000 hace menos de 5 años, la inflación ha promediado el 52% anual, quitándole a pasos agigantados su capacidad de compra hasta reducirla en la actualidad a menos del 15% de la que poseía al momento de su lanzamiento”, sentencia a iProfesional Andrés Méndez, director de AMF Economía.

En concreto, un billete de $1.000 hoy equivale a $150 respecto al poder de compra que tenía este papel hace casi 5 años atrás, cuando fue lanzado.

“Con la dinámica esperada en materia de aumento de precios de bienes y servicios, puede estimarse que cuando llegue en diciembre que viene al quinto aniversario de su puesta en vigor, su capacidad de compra apenas bordeará el 10% de la cantidad de bienes y servicios a los que podía acceder en diciembre de 2017. Es decir, invirtiendo estos resultados, el billete se encamina a un dudoso privilegio: haber perdido casi el 90% de su valor desde que comenzó a circular”, resume Méndez a iProfesional.

Ante este escenario, analistas exigen que haya un sinceramiento de esta situación y se lancen billetes de mayor denominación para facilitar transacciones en efectivo. Hoy, un papel que equipare el poder de compra del “hornero” lanzado en 2017 debería ser de $7.500, aseguró el economista a mismo medio. Sin embargo, con el nivel de inflación actual, para febrero ese mismo billete ya debería ser de $10.000.

En el primer trimestre de 2023, más precisamente en febrero próximo, será necesario disponer de un billete de $10.000 para adquirir una canasta de bienes y servicios equivalente a la que se accedió en diciembre de 2017 con un billete de $1.000″, grafica Méndez.

Fuente iProfesional