Efecto contagio: la caída de un gigante chino arrastra a Wall Street

0
188

Las acciones en Estados Unidos inician la semana con fuertes bajas. La caída del gigante chino Evergrande impacta en los grandes bancos de inversión en Wall Street y genera un efecto contagio en los mercados globales.

Las acciones en Wall Street inician la semana con fuertes caídas. Las bajas se dan por dudas provenientes de China, concretamente sobre la capacidad de pago del gigante inmobiliario Evergrande Group. Esa incertidumbre podría arrastrar a grandes bancos de inversión en Wall Street, y ha elevado la volatilidad. Se dispara el VIX, cae el petróleo y retrocede también la tasa como estratega típica de cobertura por parte de los inversores.

Los tres principales índices bursátiles estadounidenses inician la semana con fuertes caídas. El Dow Jones se desploma 1,64%, mientras que el S&P500 cae 1,4%. El índice tecnológico Nasdaq, por su parte, pierde 1,1% el lunes.

En Europa, las acciones caen más del 2% en promedio. El Stoxx600 retrocede 2%, mientras que el FTSEMIB de Milán cae 2,3%, similar al CAC40 de Francia y al Dax30 de Alemania, que pierden más del 2% cada uno.

Los inversores creen que Beijing permitirá que Evergrande caiga en desgracia y declare el default de su deuda y genere pérdidas a sus accionistas y tenedores de bonos.

Las acciones de Evergrande que cotizan en Hong Kong, que dijeron el 13 de septiembre que enfrentaban dificultades sin precedentes, cayeron más de un 10% a su nivel de cierre más bajo en una década. 

El índice Hang Seng cayó un 3,3% a su cierre más bajo desde octubre a la vez que el índice de real estate de Hang Seng se desplomó a su nivel más bajo desde 2016.

Los mercados globales se contagian de la volatilidad proveniente de China y en el que el gigante inmobiliario Evergrande declaró que se encuentra en un contexto de fuerte estrés financiero.

Algunos de los mayores inversores de los mercados emergentes tenían participaciones significativas en los bonos del gigante inmobiliario chino, según sus informes más recientes.

Ashmore Group Plc, un administrador de dinero con sede en Londres que se especializa en comprar deuda de mercados emergentes, fue uno de los mayores tenedores de bonos de la compañía con un valor de más de u$s 400 millones, según datos compilados por Bloomberg basados en presentaciones de finales de junio. 

BlackRock Inc., UBS Group AG y HSBC Holdings Plc. también eran grandes propietarios, muchos de ellos en manos de vehículos que se centran en mercados emergentes de mayor riesgo o créditos asiáticos.

Además de los temores sobre el futuro del gigante chino, el mercado sigue con un ojo puesto en la dinámica de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed). 

Esta semana, la Reserva Federal tendrá la reunión del Comité de Política Monetaria y en el que se decidirá sobre el futuro de la tasa de interés así como también sobre el futuro del programa de compras de activos financieros. 

Se esperan novedades sobre el inicio del Tapering y un anuncio del mismo podría generar volatilidad en el mercado.  

Los analistas de Compass afirmaron que, más allá de los datos fundamentals, que vienen evidenciando una desaceleración económica generalizada, o del nuevo discurso cada vez menos dovish por parte de autoridades monetarias, uno de los temas que llamó la atención de los inversionistas esta semana fue la situación de Evergrande Group, cuyas acciones caen 30% en la semana, y 80% en el año.

«La probabilidad de que el conglomerado chino entre en default los próximos días ha venido aumentando considerablemente y ha hecho que las autoridades suspendieran la cotización de sus bonos para evitar un riesgo sistémico. En un intento por aliviar el nerviosismo del mercado, el Banco Central de China inyectó u$s 14.000 millones al sistema bancario, lo que hasta el momento ha logrado calmar el efecto contagio hacia el resto del mercado. Sin embargo, los casi u$s 300.000 millones de pasivos que sostiene Evergrande con más de 120 bancos, no dejan de preocupar al sector inmobiliario», dijeron

Fly to quality

Los futuros del crudo Brent, la referencia en los mercados energéticos internacionales, cayeron un 1,9% a u$s 73,89 el barril mientras que el WTI caía más del 2% a comienzo del lunes.

Por su parte, los rendimientos de los bonos del Tesoro americano a 10 años, que se mueven inversamente al precio de los bonos, cayeron a 1,334% desde 1.369% el viernes, a la vez que el índice del dólar WSJ subió un 0,2%.

Es decir, se esta observando un contexto en el que los inversores se desprenden de activos de riesgo como las acciones y buscan cobertura en el dólar y en los bonos del tesoro americano.

Los bonos locales se contagian

Los bonos argentinos, por su parte, también muestran una apertura a la baja. La parte corta de la curva cae 0,38% en promedio, mientras que en la parte media y larga se ven caídas de 0,5% en el Global 2035, 0,37% en el Global 2038 mientras que en el extremo más largo se ven pérdidas de hasta 0,64% para el Global 2046.

f: El Cronista