domingo, febrero 25

ElGobierno cree que podría haber una“caída histórica»del ingreso de dólares del agro

0
245

Un informe del ministerio de Agricultura proyectó que entre julio y septiembre habría ventas de soja por 4 millones de toneladas, menos de la mitad de lo que suele comercializarse en esa época del año. El trigo y el maíz, en cambio, presentan una mejor dinámica de ventas.

En el Gobierno nacional temen que en el segundo semestre pueda producirse una “caída histórica” en el ingreso de divisas del agro, tras la incertidumbre cambiaria que se generó por la renuncia del ex ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, que se tradujo en una desaceleración de las ventas de soja de los productores agropecuarios a las exportadoras, que les pagan los granos en pesos, al tipo de cambio oficial.

El informe, al que tuvo acceso TN, fue elaborado y difundido de manera interna por el ministerio de Agricultura de la Nación, principalmente en base a datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC).

Allí se proyecta que, principalmente a causa de la salida de Guzmán, el volumen de ventas de granos de soja de los productores a la industria, entre julio y septiembre, podría ser solo de 4 millones de toneladas, casi la mitad que las 7,5 millones que se estimaban hasta el 6 de junio, que ya eran 2,5 millones de toneladas menos respecto a las 10 millones esperadas para una campaña normal. Es decir, que en el tercer trimestre las liquidaciones de la oleaginosa representarían apenas un 40% de lo comercializado habitualmente.

De esta manera, durante el tercer trimestre,el ingreso de divisas por molienda de soja sería de U$S 2.434 millones, de los cuales se recaudarían aproximadamente US$ 803 millones en retenciones, una baja del 46,68% respecto a los US$ 1.506 millones que se esperaban antes de los cambios en el área económica.

La situación post 2 de julio (renuncia de Guzmán), proyecta un volumen de venta de granos de soja a industria entre julio y septiembre
de solo 4 millones de toneladas (situación A). Hasta el 6 de junio, se estimaba que este volumen sería de 7,5 millones de toneladas (situación B), unas 2,5 millones de toneladas menos que lo esperado para una campaña normal (situación C).  (Fuente: Ministerio de Agricultura de la Nación)
La situación post 2 de julio (renuncia de Guzmán), proyecta un volumen de venta de granos de soja a industria entre julio y septiembre de solo 4 millones de toneladas (situación A). Hasta el 6 de junio, se estimaba que este volumen sería de 7,5 millones de toneladas (situación B), unas 2,5 millones de toneladas menos que lo esperado para una campaña normal (situación C). (Fuente: Ministerio de Agricultura de la Nación)

En base a lo descripto, el análisis de la cartera agropecuaria indicó que el foco debe orientarse en incentivos fiscales “para lograr que el productor venda más soja, y de alguna forma genere más volumen de molienda, producción y exportación de aceite y harina de soja”, y así poder llegar a las 10 millones de toneladas que se venden habitualmente durante e tercer trimestre del año. “De lo contrario, el riesgo de enfrentar una caída histórica en ingreso de divisas durante el segundo semestre del 2022 es muy alto”, alertó el estudio.

Este sería el ingreso y recaudación de divisas por molienda de soja en el peor escenario proyectado por el ministerio de Agricultura.
Este sería el ingreso y recaudación de divisas por molienda de soja en el peor escenario proyectado por el ministerio de Agricultura.

Entre los factores que generarían este escenario preocupante para la acumulación de reservas del Banco Central, en plena escalada de la cotización de los dólares paralelos, mencionaron a la incertidumbre económica, reserva de pago de insumos y alquileres postergados o cuotificados, menor disponibilidad de granos de la oleaginosa por caída de producción regional y la “nula posibilidad de incremento de DEX respecto a otros granos”.

En este contexto, diagnosticaron que podrían producirse “anticipación de paradas técnicas de plantas industriales”, como así también una “brusca caída de ingresos de divisas que eran récord en el primer semestre”.

En el Gobierno creen que podría haber una “caída histórica” del ingreso de dólares del agro

Una dinámica diferente en los cereales

El relevamiento también diferenció a la soja de la dinámica en los cereales y otros cultivos, al señalar que su patrón de ventas “es mucho más complejo, por varios motivos”.

“Los productores han vendido un volumen récord de trigo y de maíz durante esta cosecha 2021/22 en el primer cuatrimestre del año. Pero están teniendo un ritmo muy bajo de ventas de soja, dejando en stock aproximadamente 33 millones de toneladas. Este volumen no incluye importaciones temporarias ni el carry over 2021 (7 millones de toneladas)”, pormenorizó el relevamiento.

“En primer lugar, hay que considerar que el productor este año priorizó la venta de trigo y de maíz, que en ambos casos llegaron a niveles récord de ventas considerando el primer cuatrimestre. La insistente actitud de amenazar con subas de DEX (derechos de exportación), hace que los productores se desprendan de los granos que tienen mas chances de sufrirlas”, indicó el análisis interno del ministerio.

Así, en trigo, pormenorizaron que los productores vendieron 20,2 millones de toneladas, equivalentes al 92% de la producción total estimada en 22 millones. “La exportación ya compro el 100% de sus necesidades (14.7 millones de toneladas), y todo el trigo restante queda en manos de la molinería, por lo que no habrá problemas de abastecimiento en todo 2022, además el precio internacional bajó al nivel pre guerra. Por otro lado, el fideicomiso estatal compensa a la molinería”, se analizó.

En maíz, analizaron que los productores ya han comercializado 27 millones de toneladas y los exportadores tienen DJVE (Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior) por 27,6 millones de toneladas dentro del tope del “volumen de equilibrio”, que recientemente fue ampliado de 30 a 36 millones de toneladas.