jueves, abril 18

EVANGELIO DEL DÍA*

0
383

EVANGELIO DEL DÍA*

💫

*Mateo (23,1-12):*


En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a los discípulos, diciendo:«En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen.Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbí”.Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbí”, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos.Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo.No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías.El primero entre vosotros será vuestro servidor.El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».
*Palabra del Señor*[10/3 01:33] Maria concepcion: *

💫

MEDITACION DEL EVANGELIO *
*Mt. 23, 1-12: *
*

🌷

La humildad: Es clave que la trabajes.*
*1) No hacen lo que dicen: *


Es un tema a trabajar en esta Cuaresma tu forma de vivir y de actuar ante los demás. Porque a vos y a mí nos pica el bichito de mostrarnos como los superman y dar a conocer que somos los más más. Incluso en la misma Iglesia nos creemos los más puros porque hasta dirán  «ese retiro es para ellos así se convierten de una buena vez». La conversión es constante y algo que llamaba la atención en los primeros cristianos es la humildad con la que vivían. No es necesario que te andes reluciendo en  quién sos o lo que hacés, tenés que ser vos.


*2) Tu identidad: *


Los escribas y fariseos tenían ese problema, que no vivían según lo que eran, sino según el cargo que tenían o lo que hacían. Hace unos dias recordaba una corrección fraterna que me hizo un hermano sacerdote una vez. Me dice «Luis siempre cuando te presentas, te presentas como el secretario del obispo» y me dice «¡para loco! Sos Luis Zazano, sos el padre Luis». Tenía razón, me había dejado comer por mi función y me había ido. Tenía que volver a ser yo y no vivir del cargo que me habían dado.


*3) Servidor: *


El servicio es lo que sana toda soberbia o figureteada, sana toda actitud de agrandarnos. Es por ello que algo que me enorgullece es ver a superiores de la congregación que lavan los platos o los baños, como regla… para que no se olviden que nuestra autoridad pasa por el servicio y no por títulos. Cuanto más alto estemos en las cosas de la Iglesia, más serviciales tenemos que ser.