miércoles, diciembre 1

*EVANGELIO DEL DÍA* *Mateo (10,17-22):*

0
210

*EVANGELIO DEL DÍA*

💫

*Mateo (10,17-22):*


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.»
*Palabra del Señor*

💫

MEDITACION DEL EVANGELIO *
*Mt. 10, 17-22: *


*El martirio.*


*1) Esteban: *


Hoy es san Esteban, el primer tipo que muere por defender su fe y amor por Cristo. En esto aprovecho para aclararte que una cosa es martirio y otra victimización. El martirio es dar la vida por una causa de la que se está convencido y te hace sentir pleno. En cambio, el que se victimiza hace las cosas por egoísmo y para culpar siempre a alguien de lo que le pasa , porque no asume sus errores. Vos, según esto ¿te victimizas o martirizas?


*2) Testimonio: *
Creo  que durante mucho tiempo nos hemos acostumbrado a una Iglesia multitudinaria y popular. Pero hoy celebramos el martirio dentro de la Navidad, porque es volver a los orígenes y recordar que nosotros no buscamos lo multitudinario ni lo exitoso de este mundo, nosotros estamos llamados a llevar a Jesús en el tú a tú. Somos cristianos que van dando testimonio de ese encuentro con él. Es tiempo de recordar que nuestro origen surgió de un pesebre y no en el camp Nou (del Barza).


*3) La luz: *
Dios no te abandonará nunca. Te entiendo que hay momentos que esta vida duele y hay cosas que molestan mucho pero él no te abandona. Enfrentá y asumí las cosas, acepta el precio a pagar de las decisiones que tengas que tomar. Pero nunca dejes de caminar, porque Dios te sostiene. ¡Vamos! Que hasta el cielo no paramos‼