sábado, noviembre 28

*EVANGELIO DEL DÍA*Mateo (9,9-13):

0
106

*EVANGELIO DEL DÍA*

💫

Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,9-13):


En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.»Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?»Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa «misericordia quiero y no sacrificios»: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»
Palabra del Señor

Mt. 9, 9-13: Sígueme.

1)Mateo: Representa para la sociedad judía un tipo interesado por la guita; no lo mueve más que la plata y cobra impuesto para otros, no para sus paisanos. En Mateo vemos a esa persona que en la sociedad podríamos decir que no es muy buenita que digamos. En este hecho vemos que Jesús busca a todos, incluso aquel que metió la pata públicamente. Para Dios todos somos una oportunidad de cambio.


2)Publicanos y pecadores: Parece que ellos se sienten cómodos con Jesús y lo buscan, y Jesús tiene ese encuentro con ellos. ¡’Ta loco!  Esa enseñanza que nos deja Jesús, hay que animarse a compartirla con «los nenes malos» de la sociedad, los excluidos, los distanciados de la iglesia porque los que estamos en la Iglesia los distanciamos. Mira la actitud de Jesús ante la nuestra, nosotros tenemos miedo al qué dirán si nos ven con un pecador público del siglo XXI. Pero si el Cristiano es otro Cristo, debemos hacer lo mismo que Cristo: compartir con los excluidos…


3)Misericordia: Somos pequeños ante Dios, pero también es saber que Dios te mostró su mirada y que somos pequeñitos ante Dios, pero Él y por Él somos grandes. Dejate tomar por Dios y recordá, como tantas veces lo repetimos con un amigo en muchas juntadas: «Dios perdona todo corazón arrepentido».