Grave acusación de EE.UU. al Gobierno argentino, con la negociación con el FMI de fondo

0
111
Mauricio Claver-Carone, candidato de la Casa Blanca para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo, cuestionó los intentos del gobierno de Alberto Fernández para obstaculizar los comicios; ¿por qué el pasado de este funcionario en el FMI podría complicar las negociaciones? El nombre de Mauricio Claver-Carone -asesor de Donald Trump en el Consejo de Seguridad Nacional y actual candidato a presidir el Banco Interamericano de Desarrollo- ya había sido noticia durante la asunción del presidente Alberto Fernández, luego que decidiera ausentarse de los actos oficiales luego que tomara conocimiento de la presencia del ecuatoriano Rafael Correa y del venezolano Jorge Rodríguez en la ceremonia.

Hoy, Mauricio Claver-Carone lanzó una dura acusación contra el gobierno de Fernández, al afirmar que “quieren robarse el balón y salir corriendo de la cancha”, en referencia a los intentos del Ejecutivo Nacional por postergar las elecciones en el Banco Interamericano de Desarrollo. “Estamos viendo un esfuerzo minoritario liderado por la Argentina para poder obstaculizar la elección porque no han podido o querido presentar una visión competitiva”, señaló el candidato de la Casa Blanca para presidir el organismo multilateral de crédito. Las elecciones para el BID están previstas para el 12 y 13 de septiembre.

Mauricio Claver-Carone durante la asunción de Alberto Fernández

Un dato a tener en cuenta es que este asesor del presidente Donald Trump también ocupó un rol clave en el Fondo Monetario Internacional (FMI), en un contexto en el que Argentina deberá sentarse a negociar con el organismo conducido por Kristalina Georgieva. Mauricio Claver-Carone fue representante interino de los Estados Unidos ante el FMI. 

“Cuatro países han buscado postergar la elección a pesar de haber votado el 9 de julio una resolución para se lleven a cabo. Lo único que ha cambiado desde entonces hasta ahora es que nuestra candidatura se ha ganado el apoyo de la mayoría de la región”, señaló Claver-Carone en una rueda de prensa, según consignó un enviado de Infobae.

“Simplemente buscan forzar una táctica obstaculizadora con una minoría de países. Cualquier intento de secuestrar una elección a pesar de un reglamento muy claro sería no solo no democrático, sino también un esfuerzo que los Estados Unidos van a enfrentar a enfrentar muy profundamente”.

“Es un esfuerzo minoritario”, remarcó Claver-Carone que confía en lograr la mayoría que necesita para llegar a lo más alto del organismo. “Busca subvertir el proceso, dejar al banco en parálisis, asustar al sector privado. Porque una minoría no se debería imponer a mayoría. Fomentaría lentitud e incertidumbre en la gestión”, dijo el funcionario del Departamento de Estado en conferencia.