martes, junio 25

La hepatitis C ya no impide donar o recibir órganos

0
351

Gracias a los medicamentos nuevos para el tratamiento de la hepatitis C, entre 8 y 12 semanas los pacientes ya están curados.


Así se concluyó durante el simposio Hepatitis Virales y Traspante de Órganos Sólidos en la Fundieh
Así se concluyó durante el simposio Hepatitis Virales y Traspante de Órganos Sólidos en la Fundieh.

La Fundación para la Docencia e Investigación de las Enfermedades del Hígado (Fundieh) concluyó que tener hepatitis C ya no impide donar o recibir órganos. Esto se da gracias a que con los nuevos medicamentos para su tratamiento, los pacientes se curan entre ocho y doce semanas.

Los órganos que pueden ser donados son aquellos considerados “sólidos” como el hígado, los riñones, pulmones o corazón. De esta manera, la cantidad de donantes potenciales se amplía, mientras que el riesgo de fallecimiento en lista de espera disminuirá.

“Tiempo atrás, al implantarle a una persona un hígado con hepatitis C, la enfermedad avanzaba en forma acelerada porque al receptor del órgano se le debe administrar medicamentos para prevenir el rechazo del injerto y estos debilitan su sistema inmune”, explicó el presidente de Fundieh, Federico Villamil.

“Eso hacía que el virus destruyera el nuevo órgano en poco tiempo y comprometiera la vida del paciente”, agregó. Sin embargo, “hoy los resultados del trasplante en la hepatitis C son tan buenos como en cualquier otra enfermedad“.

Esto se debe a la disponibilidad y gran eficacia de los antivirales de acción directa que han cambiado la historia“, señaló Villamil. La medicación antiviral también puede ser suministrada luego del trasplante y durante la inmunosupresión sin que baje el porcentaje de su eficacia.

En Argentina y en el mundo, estamos frente a la oportunidad histórica de lograr, en el tiempo, que nadie con hepatitis C llegue a requerir un trasplante hepático“, comentó el presidente de la fundación. “Para eso, el desafío pasa por optimizar las estrategias de detección de la enfermedad y, luego, garantizar la sustentabilidad de los mecanismos para que todas las personas con diagnóstico positivo puedan seguir el camino a la cura”.

Hepatitis en Argentina

En el país, se estima que el 0,5% de la población tiene hepatitis C; estos son unos 250 mil habitantes. Desde 2015, el Boletín de la Coordinación de Hepatitis Virales demuestra que la cantidad de casos disminuye año tras año.

Asimismo, la cantidad de pacientes que necesitan un trasplante es cada vez menor. En la actualidad, es la tercera indicación más frecuente ya que “la gente se trata precozmente (y así) se evita la progresión a la cirrosis y al cáncer hepático”, expresó Villamil.