La Justicia investigará a los jugadores de Villa Dálmine y determinará si recibieron coimas para dejar ganar a Barracas Central

0
86

La Fiscalía pidió reunir diversas pruebas y llamó al exfutbolista José “Pepe” Basualdo y al director técnico Marcelo Franchini como testigos para determinar si los jugadores aceptaron sobornos ilegales por parte de la dirigencia de Barracas Central, club que preside el hijo de Claudio Tapia

Lo que a principio de mes eran sospechas por un marcado favoritismo en el arbitraje para Barracas Central, el club de Claudio “Chiqui” Tapia, escondía una trama más oscura que esta semana pasó al fuero judicial. El escándalo que involucra a los jugadores de Villa Dálmine por haber recibido dádivas para dejarse perder ante el club que lidera Matías Tapia, hijo del presidente de la AFA, fue denunciado y en las últimas horas el fiscal ordenó la investigación del caso.

El fiscal federal Sebastián Bringas abrió formalmente una investigación tras la denuncia penal del abogado Javier Ferreira a la que tuvo acceso exclusivo NEXOFIN. La demanda apuntó tanto a la autoridad máxima del fútbol argentino, Claudio “Chiqui Tapia”, como a los jugadores de Villa Dálmine y dirigentes de Barracas Central por dar y recibir coimas en detrimento de las leyes del juego deportivo. Asimismo, acusó al Ministerio de Turismo y Deportes -autoridad de aplicación de sanciones para casos como éste- de hacer “la vista gorda ante estas graves denuncias”.

Los rumores habían comenzado a circular en varios medios y el caso tomó conocimiento público cuando el director técnico Marcelo Franchini y el exfutbolista José “Pepe” Basualdo hablaron del tema. La tensión se hizo evidente entre los jugadores de Villa Dálmine, cuando el jueves pasado el entrenador decidió terminar la práctica tras una fuerte pelea después de la derrota contra Los Barraqueños. Allí se cruzaron entre compañeros de plantel por las acusaciones a cuatro de los integrantes del Viola de Campana, cuyos nombres se mantienen reservados. “Hoy era el último día de entrenamiento, había un malestar dentro del grupo y por eso di por finalizado el ciclo 2021. Se habla y se habló mucho sobre esas situaciones. Fue una semana muy complicada. La verdad, lastima mucho”, dijo el DT.

“Me enteré que hubo una votación entre jugadores para determinar quién iba para adelante y quién para atrás. Insólito. Muy grave todo lo que me llegó. Muy grave la situación. Algo se olfateaba en el ambiente, si es realmente todo como se dice y como salió, la verdad es que es muy lamentable que mi equipo esté involucrado en esta situación. Creo que ganó un punto la votación para ir para adelante. Fue en vano igual porque teóricamente regalaron el partido”, dijo Basualdo.

Frente a este escenario, Bringas ordenó dar inicio a la investigación y pidió reunir diversas pruebas para determinar si los jugadores de Dálmine aceptaron sobornos ilegales por dejarse perder. Por un lado, llamó como testigos por sus declaraciones públicas a Basualdo y al DT Franchini, y pidió que aportaran lo que supieran por la pelea entre los jugadores de Dálmine. Por el otro, solicitó el informe del partido que hizo el árbitro Dovalo, que está en manos de la AFA, más la lista de jugadores que compitieron en el torneo y los designados para ese partido.

Los jugadores de Villa Dálmine se defendieron en un video en el que denuncian haber recibido amenazas de muerte: “Hoy estamos acá para salir a desmentir todos los dichos que han salido durante esta semana. Nosotros como equipo hemos salido a ganar este partido como lo hicimos durante todo el torneo”, dijo el arquero del club, Emanuel Bilbao.

Por otro lado, el fiscal Bringas contempló que el caso debería tratarse en la justicia provincial por la presunta dádiva a los jugadores y la justicia federal de la ciudad de Buenos Aires por los hechos del Ministerio de Turismo y Deporte, en lugar de los tribunales de Campana.

La mano de Tapia para el club de sus amores

Si bien en 2010 Barracas Central trepó de la Primera C a la B, los logros se acrecentaron desde que Tapia asumió la presidencia del fútbol argentino en 2017 el equipo ascendió al Nacional en 2019 (no participaba en la segunda categoría desde 1949) y ahora va en búsqueda de la Primera División. Así, las sospechas comenzaron en las últimas fechas disputadas contra Brown de Puerto Madryn, Tristán Suárez y Atlético de Rafaela. 

En la denuncia de Ferreira, a la que tuvo acceso NEXOFIN, el abogado acota en referencia al enfrentamiento con la Viola de Campana: “Si Villa Dálmine ganaba o empataba ese partido, hoy sería Ferro el que hubiese clasificado a la final de la Primera Nacional”.