viernes, septiembre 30

La NASA pagará 11 mil euros a voluntarios que pasen 2 meses en la cama

0
103

En qué consiste el experimento y cuáles son los requisitos para participar

Con motivo de realizar una investigación científica, la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán publicaron una curiosa oferta de trabajo: pagarán 11 mil euros a voluntarios que deseen pasar dos meses en una cama. Pese a lo insólito de la propuesta el objetivo de la misma es poder indagar en el impacto y efectos secundarios que esta acción pudiera tener en el cuerpo humano en situaciones de ingravidez.

De acuerdo a lo informado por la Agencia Espacial Europea, que también participa en la investigación, el objetivo es “simular el estado en el espacio con reposo en cama” con la intención de “generar condiciones similares a las del espacio”.

“Los resultados ayudarán a los científicos a desarrollar contramedidas o medidas preventivas más efectivas para garantizar el bienestar de los astronautas”, aclaran sobre la actividad de la agencia espacial estadounidense

En total, el voluntario deberá pasar 59 días acostado en una cama con gravedad artificial. De ellos 15 son de aclimatación, 30 de reposo en cama y 14 días de recuperación y rehabilitación. En todo ese periodo tendrán que bañarse, vestirse, comer o incluso hacer ejercicio, señalan, siempre acostados.

Al realizar todo este tipo de acciones estudiaran como responde el cuerpo bajo dichas condiciones en relación a la presión arterial, la frecuencia cardíaca, absorción de nutrientes y el gasto de energía. También revisarán la posible pérdida ósea y muscular, y hasta aspectos tan subjetivos como el estado de ánimo.

Requisitos para los candidatos

Tanto hombres como mujeres pueden participar del estudio, aunque deben gozar de buena salud, tener entre 24 y 55 años, una altura de 1,53 a 1,90 metros y a un un Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 19 y 30 kg/m2. Por último, es requisito fundamental dominar el idioma alemán y tener la disponibilidad de viajar hasta la ciudad de Colonia, Alemania y radicarse allí por dos meses.

La letra chica de la propuesta

Quienes todavía estén interesados en ser uno de los voluntarios pueden verse desmotivados al enterarse de los siguientes puntos: no se podrá tener contacto físico con familiares, aunque sí está permitido por videollamada y redes sociales; la cama en la que se acuesten estará inclinada seis grados hacia su cabeza, salvo cuando se encuentren realizando las actividades mencionadas previamente. Esto puede traer algunas complicaciones en la salud como que los fluidos corporales se desplacen hacia la cabeza, generando problemas de visión; luego de ese periodo de casi dos meses se podrá hacer vida normal aunque se harán exámenes de seguimiento a los tres meses y al año y medio de finalizar la prueba.

Para quienes sigan interesados, la convocatoria ya se encuentra abierta y la selección de candidatos se llevará a cabo entre enero y marzo de 2022.