Netanyahu, bajo presión: su gabinete le reclama mano dura contra Irán, pero EEUU busca desescalar el conflicto

0
632

Internamente, ven la falta de una contraofensiva como una situación de debilidad. Por ahora, el mandatario israelí buscará bajar la tensión y concentrarse en el éxito de sus sistemas de defensa.

Benjamin Netanyahu tiene a Irán en la mira. Sus aliados de la derecha radical de la coalición de gobierno reclaman una dura y rápida respuesta contra Teherán tras el ataque inédito del sábado contra su territorio, pero la fuerte presión internacional lo disuadió, al menos por ahora, de cualquier represalia.

Es una decisión que tiene un costo interno muy elevado. El indudable éxito del sistema defensivo, con la ayuda de Estados Unidos y sus aliados en la región, tiene gusto a nada para los ultranacionalistas israelíes que lo sostienen en el gobierno. De hecho, varios de sus ministros exigieron una respuesta contundente al lanzamiento de más de 300 misiles y drones iraníes que solo causaron leves daños, según la versión israelí.

Temen que una respuesta laxa envalentone aún más a Irán y lo muestre débil frente a sus enemigos. Según dicen, sería un terrible error.

“La tensión entre Irán e Israel lleva años, pero el último ataque de Teherán no tiene precedentes. Es la primera vez que Irán ataca directamente a Israel. Me parece que Israel responderá, pero no ahora. Israel está en una guerra con Gaza y con una situación muy tensa con Hezbolláh (en la frontera norte con el Líbano). Por lo tanto, para no agravar aún más la volátil región, Israel podría retrasar sus represalias hasta mejores circunstancias”, dijo a TN el analista palestino Mkhaimar Abusada.

El gabinete de Benjamin Netanyahu presiona para lanzar un ataque contundente contra Irán

El gobierno de Natanyahu se nutre de varios ministros radicales y hasta ultraortodoxos que responden a los colonos que viven en territorios ocupados de Cisjordania. Para ellos, el ataque iraní es una oportunidad para “moldear Medio Oriente”.

El ministro de Finanzas, el colono Bezalel Smotrich, fue enfático: pidió una respuesta que “resuene en todo Oriente Medio durante las generaciones venideras”. En caso contrario, advirtió, “nos pondremos a nosotros mismos y a nuestros hijos en una amenaza existencial inmediata”.

El ministro de Finanzas israelí, Bezalel Smotrich, reclama una dura respuesta contra Irán (Foto: Reuters)
El ministro de Finanzas israelí, Bezalel Smotrich, reclama una dura respuesta contra Irán (Foto: Reuters) Por: REUTERS

No fue el único. El ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, que vive en un asentamiento en Cisjordania, llamó a lanzar “un ataque aplastante”. “La respuesta no debe ser débil”, alertó. Otros importantes funcionarios los secundaron, como el titular Cultura y Deportes, Miki Zohar.

Netanyahu se contiene bajo una fuerte presión internacional

Pero Netanyahu debe hacer equilibrio en un polvorín. Mientras se disipaban las sirenas de alarma en distintas zonas del país, las cancillerías de Francia y el Reino Unido llamaron de forma urgente al ministro de Exteriores, Israel Katz, para evitar una escalada en la región.

“Creo que lo inteligente sería no reaccionar y evitar una escalada. Usted ha demostrado de la mejor manera que Irán es el agresor. Como amigo suyo, le pido que no reaccionen”, le dijo a Katz el canciller británico, David Cameron, citado por el portal Ynet.

Estados Unidos, su principal aliado y sostén militar, también fue claro en que no desea una escalada regional del conflicto. “No queremos que esto se intensifique. No buscamos una guerra más amplia con Irán”, dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

Pero hubo más. Biden habló por teléfono con Netanyahu y le dijo que se opondría a un contraataque israelí, según el sitio Axios. Al presidente estadounidense no le conviene una guerra total en el área en plena campaña electoral que lo tiene en una reñida pelea con Donald Trump a ocho meses de los comicios del 5 de noviembre.

La OTAN y la Unión Europea se sumaron a la advertencia. “Condenamos la escalada de Irán, hacemos un llamamiento a la moderación y seguimos de cerca la evolución de los acontecimientos. Es vital que el conflicto en Oriente Próximo no se descontrole”, aseguró la portavoz de la OTAN, Farah Dakhlallah. A su vez, la UE dijo que no puede ser del interés de nadie una escalada del conflicto y pidió actuar “con la máxima moderación”.

En tanto, Irán se pavonea del “éxito” del ataque, lanzado en respuesta al bombardeo contra su consulado en Damasco atribuido a Israel y en el que murió un importante jefe militar iraní. “El caso puede considerarse cerrado”, avisó la misión iraní ante la ONU. Además, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, advirtió que cualquier acción “imprudente” de Israel y sus aliados llevará a una “repuesta más fuerte”.

Netanyahu, desde Jerusalén, está cercado por presiones que colisionan entre sí. El dilema es atacar o no atacar a Irán al menos por ahora. “Construiremos una coalición regional y ojalá Irán pague el precio, en la forma y en el momento correctos para nosotros”, resumió el legislador y miembro del gabinete de guerra Benny Gantz.