Pelea de aficionados, sindicatos en alerta y el fantasma de una intervención

0
98

Nota extraída de Clarín por Ignacio Zuleta

Los gremios del Sur son clave si se quiere cortar el suministro de petróleo y gas.

A Milei le quedan 4 días sin Congreso

El país entra en la semana más resbaladiza desde que asumió el gobierno en diciembre pasado. El Presidente más débil de la historia desafió a los poderes del Estado con instrumentos de excepción como el DNU 70/23 y el proyecto de Ley Ómnibus. No le han servido para comenzar a gobernar.

Alza la bandera del déficit cero para el mes de enero, a costa de no pagar deudas, un expediente difícil de prolongar en el tiempo. Enfrenta la reanudación del año legislativo en conflicto con las provincias por el reparto de las rentas. Fuerza al extremo la paciencia de la dirigencia, y la del público, en un asunto que, en el pasado, y en otros países del mundo, ha sido motivo de guerras civiles.

La Argentina es un país pacífico y tolerante, que viene de votar la expulsión del gobierno de los Fernández, recurso elástico que aprovecha Milei para poner al país en estado deliberativo. En el tiempo que lleva en el cargo, nada le ha salido bien. Ahora le quedan cuatro días de receso legislativo para tomar medidas de excepción que le permitan sacarle ventajas al bloque de los gobernadores de todos los partidos, que se le han puesto en contra.

Hablando en plata y sin tabúes, tiene cuatro días para intervenir alguna provincia de las que se han alzado contra su política de quebrar el consenso financiero que heredó del anterior gobierno.

La mano “autosatisfactiva”

La jornada aporta una escenario de alzamiento que ocurrirá a las 7 de este lunes en Rawson. El gobernador Ignacio Torres, su gabinete, los legisladores nacionales y locales de la provincia, sindicatos y empresarios del petróleo y el gas concurrirán a una sesión de la Legislatura para dar respaldo al rechazo de Chubut de la quita de fondos de la coparticipación federal.

A esa hora, el gobierno provincial espera que la justicia federal resuelva un pedido de una “medida autosatisfactiva” que Torres presentó el viernes, para que le repongan el pago de la coparticipación retenida. Chubut ya tuvo éxito con otra “autosatisfactiva” la semana anterior, que rechazó la quita de los fondos para el subsidio del transporte que había ordenado la Nación.

Las medidas autosatisfactivas son una figura que supera al amparo porque comienzan por el final. Se trata de amparar situaciones graves, excepcionales y urgentes en un muy corto trámite. Buscan “solucionar el conflicto a través de un breve recorrido, a diferencia de otras herramienta procesales que no siempre resultan idóneas para tal finalidad…” (Porras & Puliafitto. 2021).

Una autosatisfactiva equivale a una sentencia definitiva con autoridad de cosa juzgada. O sea que queda firme. Si prospera será un cañonazo en defensa del fondo fiduciario de apoyo de las provincias que data de la gestión Cavallo en Economía. (Arts. 1711° y concordantes del Código Civil y Comercial de la Nación)

Dos aficionados frente a frente

El conflicto con Chubut tiene sus excepcionalidades. Enfrenta a dos dirigentes que están, digamos con benevolencia, en la salita de cuatro de la política. Milei llegó al cargo por el dominó institucional del balotaje, fruto del colapso del peronismo y de Cambiemos.

El peronismo ensayó retener el gobierno poniendo de candidatos de una fórmula del peronismo metropolitano, al ministro de la inflación acompañado por su jefe de Gabinete. Ignoró al peronismo del interior, que ha sido parte de la fórmula en cada elección competitiva.

Cambiemos tenía dos experiencias con las que jugar. Una era la exitosa, de Horacio Rodríguez Larreta, que con Macri y una sociedad con la UCR, han gobernado durante 16 años con éxito la CABA. Una experiencia que el voto apoyó, que nadie discute en serio y que les convenía aprovechar, ampliar y perfeccionar.

La otra experiencia era la que había fracasado en 2019 y que representaba Macri. La cúpula partidaria mandó a una PASO suicida a la coalición que denunció los términos de la alianza que le había permitido gobernar ocho años la Argentina, los 4 de Macri presidente, y los 4 siguientes, cuando controló el Congreso.

El extravío dirigencial, tan hondo como el del peronismo, lo hizo presidente a Milei, que se alimentó del subsidio del peronismo -fiscalización, fondos, candidatura- y del macrismo, que le hizo la campaña, asustado por cómo Milei les arrebataba el público conservador del interior.

En dos años, Cambiemos perdió 18 puntos porcentuales del electorado, desdibujó su proyecto, eligió la peor fórmula, y Milei pasó de tener dos diputados en 2021 a ser presidente.

El peso de los sindicalistas

El caso de Torres también lo retiene en el período de la educación elemental de un político. En 2019 fue elegido diputado nacional, en 2021 senador y en 2023 gobernador por el PRO, partido que preside Patricia Bullrich, que este domingo lo relajó con comunicados agresivos que parecen ser la prenda de su permanencia en el gabinete.

Milei ya lo echó del Anses a Osvaldo Giordano, porque “dormía con el enemigo. Su mujer es Alejandra Torres, que pertenece al bloque Hacemos de Miguel Pichetto, y que votó en contra del inciso venenoso de la ley ómnibus.

La debilidad de los dos contendientes es un ingrediente de este crisis que compromete a los estados productores de hidrocarburos, entre ellos Neuquén, Chubut y Santa Cruz. Son provincias en donde el poder sindical es más fuerte que el poder político. El gobernador de Santa Cruz Claudio Vidal es un serial killer de la política, los sacó de la cancha a todos los Kirchner en su distrito -Máximo terminó exiliado en Buenos Aires-.

Vidal es secretario general del Sindicato de Petroleros y Gas Privado de Santa Cruz El primer diputado nacional de Chubut es Jorge “Loma” Ávila, que conduce el mismo gremio en su provincia. Si los patagónicos piensan interrumpir la salida de los hidrocarburos hacia el resto del país, los sindicatos son los únicos que pueden hacerlo con un paro.

Fantasmas I: la intervención federal

Intervenir, por caso, la provincia rebelde de Chubut es atribución del Congreso. El Presidente puede echar mano en receso legislativo, de la misma atribución que se tomó Mauricio Macri en 2015 para designar dos jueces de la Suprema Corte. Pero el Art. 75°, Inc. 31 de la Constitución le da al Congreso la atribución de “aprobar o revocar la intervención decretada, durante su receso, por el Poder Ejecutivo”.

Este extremo de intervenir la provincia que amenaza con cortar el suministro de hidrocarburos desde el miércoles parece estar en línea con la voluntad presidencial de escalar en los conflictos como herramienta de gobierno.

Hasta ahora no le ha funcionado y la realidad -los otros poderes- le han empastado el DNU 70 y la Ley Ómnibus. Si se miden las fuerzas desatadas en las últimas horas, es esperable que el Congreso revoque esa intervención y deje abierto otro abismo institucional, que es el juicio político.

Fantasmas II: el juicio político

Milei tuvo 154 votos en contra de un inciso en el tratamiento en particular de la Ley Ómnibus. Según la Constitución, el juicio político al presidente se puede iniciar con 2/3 de los votos de los diputados presentes en una sesión de Diputados (art. 53°).

En el caso de que se inicie una sesión con ese propósito, con el número mínimo de 129 bancas presentes, bastarían unos 86 para formular la acusación ante el Senado. Es difícil imaginar también este extremo, pero nadie imaginaba hasta hace una semana que el caso Chubut moviese a gobernadores como Jorge Macri, Alfredo Cornejo o Rogelio Frigerio a ponerse enfrente del gobierno nacional en defensa de Ignacio Torres.

Los hechos de las últimas horas han soltado las ataduras leves de muchas conductas. Tampoco nadie imaginaba que una medida como la que denuncia Chubut pudiera comprometer a tres gobernadores cuya elección festejó como propias el PRO: Ignacio Torres, Claudio Vidal y Rolo Figueroa. Ni que una medida de Milei, a cuyo gobierno se querían subir por la borda, como corsarios, muchos dirigentes del PRO, los pusiera al borde la división.

Si Milei no quería esto, es otra derrota de su gobierno porque triza el apoyo que le da el partido de Macri. Si Milei lo buscó, hablar de intervención o juicio político no es ningún disparate.

Volver a 1810

Las crisis recurrentes de la Argentina deshuesan los conflictos y los protagonistas acuden con rapidez a la discusión de fondo de las instituciones. Es frecuente que los contrincantes se acusen de promover situaciones destituyentes.

Los gobiernos Kirchner acusaron a la oposición de acciones de este tipo. La oposición al actual gobierno denuncia a los proyectos-bala (DNU 70 y Ley Ómnibus) de disfrazar, al amparo de las emergencias, una reforma de la Constitución.

El texto del documento los gobernadores de la Patagonia en defensa de los fondos de Chubut avanzan con prosa que podría señalarse de destituyente. Hablan de Provincias Unidas de Sur. Una metáfora geoestacionaria, pero que evoca el estado nacional de la emancipación del virreinato español.

Es el nombre de la Argentina en las declaraciones de 1810 y 1816. Ese documento es filoso y preciso: “Quitarle a una provincia más de un tercio de su coparticipación es una acción criminal que persigue el objetivo deliberado de hacer sufrir a sus habitantes para de este modo forzar a su gobierno a adoptar determinadas decisiones políticas”.

El autor del texto que firman los gobernadores es el vicegobernador de Chubut, Gustavo Menna, un abogado constitucionalista que fue diputado nacional por la UCR entre 2017 y 2021 y que hasta la asunción en 2023 del actual cargo fue asesor de Mario Negri en el interbloque de Cambiemos. Le pone ciencia y experiencia a la tarea y Torres se apoya en él.

En el acto que hizo Torres el viernes lanzó la amenaza de cortar el envío de los recursos y anunció que los gobernadores darían un comunicado. Cuando terminó el acto, Menna le preguntó: “-¿Y el documento dónde está?”. “-No existe, lo vas a tener que escribir vos” le respondió. Cuando Torres lo avaló con otros gobernadores, le puso el título: “Las provincias unidas del sur”. Es también el remate de la letra del himno de López y Planes de 1813.

Federales vs. unitarios

El documento señala la decisión de la Nación es una negación del federalismo. “No aceptamos patrones de estancia ni el unitarismo de quienes se creen que van a poder pisotear a las provincias”.

Antonio María Hernández, que fue constituyente en los tres niveles (nacional, y en Córdoba en la reforma provincial y la municipal), afirma que “tenemos hiperpresidencialismo y unitarismo fiscal. En este último y vigente diseño constitucional de federalismo, se estableció el de coordinación y concertación”.

Este criterio del federalismo de concertación está incorporado a la jurisprudencia de la Corte cuando ha dicho que la Nación no puede cortarle fondos a una provincia sin un acuerdo previo. El llamado fallo SanCor de 2015 obligó a la Nación a reponer fondos detraídos de la coparticipación y es la exposición más sólida de ese principio.

Uno de los firmantes es Juan Carlos Maqueda, que también fue constituyente, también en los niveles nacional, provincia y municipal -su provincia es Córdoba-. El criterio fue repetido por la Corte en el fallo de octubre de 2019 que frenó la baja de Ganancias y de IVA para la canasta, baja que dictó Macri como su plan platita para las elecciones de aquel año.

Fue después de perder las PASO presidenciales. Esa baja afectaba la coparticipación de las provincias. En el fallo que admite el amparo de la CABA contra la Nación por los fondos para solventar la policía porteña, la Corte volvió a consagrar la vigencia del federalismo de concertación.