martes, abril 16

Últimos datos de la actividad económica: qué hay detrás de la caída

0
77

Cuáles son los sectores más dañados. Como contrapeso, la dinámica de la inflación va para abajo

A falta de estadísticas oficiales, que se demoran algunas semanas para procesar los datos, las consultoras económicas adelantan que la economía se encuentra en un ciclo recesivo. La cuestión es la profundidad y la rapidez con que ese período puede quedar atrás.

La primera consultora que le puso números a la suerte económica de enero fue OF&A (Orlando Ferreres y Asociados).

Dice el informe que «el nivel general de actividad registró una caída de 3,8% interanual en enero de 2024. Por su parte, la medición desestacionalizada registró una contracción de 0,8% respecto al mes precedente«.

  •  La industria manufacturera cayó 4,2% interanualmente.
  • La construcción se desplomó 7,6% en el inicio del año, en línea con la desaparición de la obra pública, con salvedad de los proyectos que ya se habían iniciado.
  • El rubro de Agua, Electricidad y Gas reportó una merma del 7,8%.
  • Peor le fue a la «intermediación financiera», con una caída del 9,2%
Fuente: OJF&Asociados

Fuente: OJF&Asociados

La inflación hacia abajo

A favor de Caputo, las últimas estimaciones también dan una desaceleración de la inflación. La última fue publicada en el día de ayer por la universidad Di Tella.

De acuerdo a la tradicional encuesta, la inflación esperada por la población para los próximos 12 meses es del 170,8% promedio, prácticamente 60 puntos menos de la encuesta realizada en el mes de enero.

No es la única causa: también tiene que ver la incipiente estabilidad del tipo de cambio, sobre todo de los dólares financieros, que en las últimas semanas quedaron por detrás de la evolución de la inflación.

La actividad económica luce mal. Lo cuentan los últimos registros de las cámaras empresariales, y también algunas empresas líderes. Uno de los distribuidores de hierro y chapa más grande del país da cuenta de un retroceso del 45% a 50% en las ventas de febrero, en relación al mismo mes del año pasado.

Las ventas de vinos también registran caídas en torno al 35%-40%, sobre todo en las marcas consumidas por la clase media-media alta.

Un derrumbe similar muestran las ventas de productos congelados, cuyos precios se dispararon por la devaluación y, ahora también, los anuncios de las nuevas tarifas eléctricas.

Por ahora no se hicieron evidentes los despidos en aquellos rubros a los que peor les va, salvo en el sector de la construcción, en donde fue determinante el anuncio del Gobierno de que se mantendrá un recorte total a las obras públicas.

La respuesta obvia sobre lo que vendrá en materia de empleo es que todo dependerá de las señales que dé el Gobierno sobre la economía que viene. Una cosa es si se vislumbra una salida más o menos rápida de la crisis, y otra muy distinta es si no hay luz al final del túnel.