EVANGELIO DEL DÍA

0
57

EVANGELIO DEL DÍA 💫

Mateo 19,23-30:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os aseguro que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Lo repito: Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el reino de Dios.»
Al oírlo, los discípulos dijeron espantados: «Entonces, ¿quién puede salvarse?»
Jesús se les quedó mirando y les dijo: «Para los hombres es imposible; pero Dios lo puede todo.»
Entonces le dijo Pedro: «Pues nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué nos va a tocar?»
Jesús les dijo: «Os aseguro: cuando llegue la renovación, y el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, también vosotros, los que me habéis seguido, os sentaréis en doce tronos para regir a las doce tribus de Israel. El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Muchos primeros serán últimos y muchos últimos serán primeros.»

Palabra del Señor
💫MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Mt. 19, 23-30:

💫Renuncias para ganar.

1) El rico:

Entendemos por rico a aquel que no sufre o no quiere sufrir una carencia. Es la persona que no quiere soltar nada y cree tenerlo todo. No siente necesidad (no me refiero solo a lo económico) y si llega a sentir necesidad en el acto busca saldarla. Esa persona rica no se anima a soltar nada porque cree que al tenerlo todo es feliz y no es así, por eso dirá Jesús que es difícil que entre al reino, que sea feliz. Te pongo el ejemplo de lo afectivo, esa persona que quiere tener a todos a su lado y que sean dependientes de él. En el fondo es hermoso saberse el salvador de este, de ese y de aquel, pero llegará el momento en que entrará la angustia y el sentirse superado, porque tiene todo y a todos en su vida, pero ya no es su vida sino un mantener ese estatus que vos mismo te creaste. Sos el capo de los capos para todos y como que nadie se imagina que tenés una gran preocupación pero, en el fondo, solo vos sabes lo que estás sufriendo.

2) Lo hemos dejado todo:

Ese dejar también exige un proceso y un camino. Renunciar también significa crecer y fijarse dos cosas: a qué es lo que me conviene renunciar y qué es lo que no aporta en mi vida. Hay cosas en la vida que no las dejamos por puro capricho o por el qué dirán. Renunciar significa quedarse con solo aquello que es esencial a mi vida. Los apóstoles descubrieron a Jesús. Pero en vos ¿qué cosas no son esenciales en tu vida y hoy ocupan lugar en tu mente de preocupación? Te propongo que hagas una lista de tres cosas que no son esenciales en tu vida, pero están en tu vida…

3) Últimos serán primeros:

Jesús nos muestra que en el seguimiento no hay élite, no hay un cristiano de marca ejecutiva, ni tampoco de marca premium. Jesús nos muestra que hasta el más pecador puede llegar a ser un gran seguidor íntimo y total de Dios. No decaigas, que Dios mira tu corazón y de los corazones más duros va a sacar bellas flores de vida. Hasta el cielo no paramos.