miércoles, julio 24

Plan bolsillo:Massa busca alternativas para mejorar el humor social sin romper con el FMI

0
207

El ministro sabe que su futuro político está atado al desempeño de la economía y el poder adquisitivo de los salarios. El rechazo a un pedido de Máximo Kirchner y Pablo Moyano.

Con inflación alta, no hay futuro político. Inflación mata votos. Por eso, el ministro de Economía, Sergio Massa, parece haber entrado en una nueva etapa.

Desde que asumió, se esforzó por mostrar que intentaba ordenar la macroeconomía, juntar reservas, bajar el gasto y el déficit, dar señales de austeridad y negociar con el FMI y el Club de París, para lo cual viaja la semana próxima a Francia. Ahora, en cambio, parece concentrarse también en las cuestiones de bolsillo.

El dato de la inflación de septiembre, que bajó al 6,2 por ciento, le dio un pequeño respiro.

Ayer, en línea con las medidas de alivio fiscal que viene impulsando desde que era presidente de la Cámara de Diputados, anunció la suba del piso del Impuesto a las Ganancias. Negocia con las empresas un complicado acuerdo para lanzar Precios Justos. Y le reclama al sector de la indumentaria que desacelere los aumentos de precios (118 por ciento interanual), bajo la amenaza de abrir las importaciones.

Leído en conjunto, frente a una inflación que está desanclada y la caída del consumo, Massa apunta a dejar algo de dinero en los bolsillos de los trabajadores, pero sin crear un plan platita.

Inyectar dinero en los bolsillos de los asalariados por vía de un bono o suma fija -como reclaman Máximo Kirchner y Pablo Moyano– no sería adecuado: ese dinero se volcaría automáticamente a precios y rebotaría la inflación, especialmente en diciembre que habitualmente es un mes de alta inflación por la proximidad de las fiestas y vacaciones. Por eso, en primer lugar, su propuesta es contener precios.

Massa sabe que su futuro político está atado al desempeño de la economía, de la que es responsable. Y, con Alberto Fernández y Cristina Kirchner cada vez más debilitados, los gobernadores empiezan a verlo como un eventual candidato del peronismo.