Coronavirus: detectan un fármaco que reduce la mortalidad en los enfermos más graves

0
220

El Reino Unido comenzará a suministrar dexametasona luego de confirmar que puede salvar vidas de pacientes infectados con covid-19.

El Reino Unido comenzará a suministrar dexametasona a los pacientes con coronavirus, luego de que un estudio científico demostrara que este fármaco salvó las vidas de un tercio de los casos más graves.

Científicos de la Universidad de Oxford descubrieron que esta medicación de bajísimo costo, resulta eficiente en algunos pacientes con covid-19. Por ello, el gobierno de Boris Johnson pidió a los hospitales que comenzaran a usarlo de inmediato en medio de la esperanza de una nueva era de tratamiento para la enfermedad, según consiga The Times.

Los científicos británicos lograron el “mayor avance hasta ahora” en la lucha contra el coronavirus con un medicamento que “se ha demostrado que reduce el riesgo de muerte”, señaló Johnson en declaraciones a la prensa.

Además, el primer ministro británico agregó que “las posibilidades de morir por covid-19 se han reducido considerablemente con este tratamiento”.

El tratamiento con dexametasona en pacientes graves reduce el riesgo de muerte en un tercio, mientras que aquellos que precisan de una abordaje de la enfermedad con oxígeno, el citado fármaco reduce las muertes en una quinta parte, de acuerdo con estos hallazgos.

Además, los científicos aseguraron que si los médicos hubieran sido conscientes del potencial de la droga, se podrían haber salvado hasta 5 mil muertes.

“Este resultado muestra que si los pacientes que tienen covid-19, y están con respiradores y oxígeno, reciben dexametasona, se salvarán vidas a un costo marcadamente bajo”, dijo Martin Landray, un profesor de la Universidad de Oxford que participó del ensayo.

>

Tiene un bajo costo

Los científicos destacaron, además, que debido a su bajo costo, el uso del fármaco podría ser muy beneficioso en los países pobres que afrontan grandes números de enfermos de covid-19.

En este ensayo clínico participaron unos 2.000 pacientes de hospitales, a los que se administró la medicina y su evolución se comparó con otros 4.000 enfermos a los que no se les prescribió. Para aquellos pacientes conectados a ventiladores mecánicos, la dexametasona redujo el riesgo de muerte de un 40 a un 28%, al tiempo que en el caso de los enfermos que precisaron de oxígeno, el tratamiento redujo el riesgo mortal de un 25 a un 20%.