domingo, noviembre 28

Efecto cuarentena:Consejos para los que se inician en el homebanking

0
165

Por el encierro, en un mes se sumaron al sistema más de medio millón de clientes. Cómo utilizar las contraseñas y más recomendaciones para manejar el dinero online sin estrés.

Si se considera todo el “movimiento de dinero electrónico” (cajeros automáticos, celular, PC, apps), el total de clientes fue en abril 2,6 millones más que en marzo. Fotos: Martín Bonetto las más leídas

En el periodo más duro de la cuarentena obligatoria que atraviesa Argentina por el coronavirus, se registró un fenomenal aumento del uso del homebanking. Fue porque los argentinos tenían que seguir pagando alquileres e impuestos y transferir dinero en un país en el que los bancos y las agencias de cobros de servicios primero cerraron, y luego abrieron a cuenta gotas.

Así, miles de argentinos que jamás se habían incorporado al sistema homebanking (o lo utilizaban muy poco), de la noche a la mañana se vieron obligados a hacerlo.

Por el confinamiento, en abril realizaron operaciones bancarias desde la PC de su casa 531.073 clientes más que el mes anterior. Y en el caso de mobilebanking, 272.835 más. Los números son sólo de la Red Link, con lo cual la cifra total podría llegar al doble. Y si se considera todo lo que se conoce como “movimiento de dinero electrónico” (cajeros automáticos, celular, PC, apps), el total de clientes fue 2,6 millones más que en marzo.

Las largas filas de abril en los bancos empujó a más gente a hacer homebanking. Foto: J M Foglia.

Las largas filas de abril en los bancos empujó a más gente a hacer homebanking. Foto: J M Foglia.

Quienes se sumaron ahora a alguno de los sistemas de banca online lo hicieron con temor y desconfianza, claro. Pero los expertos vienen a traer un poco de tranquilidad. En cuanto a la seguridad del dinero en Internet, “afortunadamente el sector bancario es uno de los mejores preparados. Hay que recordar que fueron de los primeros -a inicios de siglo- que se lanzaron a proporcionar servicios por Internet. Esto provocó que los primeros ciberdelincuentes (como los que tenemos hoy en día, que van tras el dinero) fueran por ellos y por sus clientes. Fue entonces cuando nació el phishing y comenzaron a realizarse los primeros robos a través de Internet”, memoriza Luis Corrons, experto en seguridad digital de la empresa de seguridad digital Avast.

El phishing es un mensaje (primero por mail, ahora mucho más por redes sociales y WhatsApp) que simula ser de un banco o de una tarjeta de crédito, donde solicitan números de cuentas y claves bancarias debido a una falsa urgencia. Más de la mitad de los correos que circulan son phishing.

Primer consejo para quienes están debutando en el homebanking: jamás enviarle las claves a alguien por mail o WhatsApp, aunque parezca de confianza.

Unas 2,6 millones de personas se sumaron a lo que se considera "movimiento de dinero electrónico", en un mes.

Unas 2,6 millones de personas se sumaron a lo que se considera «movimiento de dinero electrónico», en un mes.

“Paulatinamente las entidades bancarias -sigue Corrons- fueron mejorando la seguridad del servicio, tanto desde el lado del cliente (añadiendo factores de autenticación como tarjetas de coordenadas) como desde el suyo propio”.

Sin más demoras, lo más importante. En caso de que un hacker logra robar las claves de una cuenta, y transfiere el dinero de esa cuenta a una propia, ¿quién se hace cargo? “En la mayoría de los casos será el banco o el emisor de la tarjeta de crédito o débito el responsable ante un caso de fraude. Hay que tener en cuenta que para que esto suceda el usuario debe reportar el incidente en tiempo y forma”, explica Santiago Pontiroli, analista de seguridad de Kaspersky en Argentina.

Parece obvio, pero para denunciar un robo hay que enterarse que nos robaron. Por eso hay que ingresar al menos una vez por semana al homebanking y revisar que todo este en orden. También es muy útil suscribirse a los servicios de SMS que ofrecen los bancos, con el que la entidad envía un mensaje de texto cada vez que registra una transferencia bancaria.

Los expertos dicen que lo más importane es tener dos claves en todos los servicios. Sobre todo en los bancarios.

Los expertos dicen que lo más importane es tener dos claves en todos los servicios. Sobre todo en los bancarios.

Los expertos dicen que lo más importante es tener dos claves en todos los servicios. Y en los bancarios es obligatorio. “La autenticación del usuario en dos pasos no es importante. Es imprescindible. Especialmente si hablamos de homebanking, pero es aplicable a cualquier servicio online, desde correo electrónico a redes sociales. Es una opción que hay que activar siempre que esté disponible. Para que nos hagamos una idea de su importancia, podríamos dar a cualquiera un listado de nuestras cuentas online con los nombres de usuario y contraseñas, y seguiríamos seguros ya que no dispondrán del segundo factor de autenticación”, sostiene Corrons.

“Muchos usuarios a veces utilizan la misma contraseña en varios sitios, o utilizan contraseñas simples de recordar pero a la vez fáciles de adivinar por un atacante. El tener un segundo factor de autenticación es una barrera adicional que evitará que el atacante pueda ingresar a un sitio en nuestro nombre solo con obtener nuestras credenciales”, suma Pontiroli.

De lo que no podrá escapar quien se este bancarizando de forma online por estos días es del tedio de recordar claves y más claves que, por su propio propósito, deben ser una maraña de números y letras. “El principal consejo es no repetir nunca las contraseñas y utilizar aquellas que cumplan con ciertos requisitos de complejidad y longitud mínimos. Una técnica recomendada para generar contraseñas es la generación de frases o palabras que sean fácilmente recordables pero difíciles de adivinar por un atacante”, afirma Pontiroli. Quienes utilizan muchos servicios online, y así deben recordar muchos passwords, pueden instalar un gestor de contraseñas, donde con sólo recordar la que abre ese cofre virtual ya está. Se destacan LastPass, Kaspersky Password Manager y Keeper, que son pagos.

En abril se sumaron 272.835 argentinos a la modalidad mobilebanking, sólo en Red Link. Foto: Néstor García

En abril se sumaron 272.835 argentinos a la modalidad mobilebanking, sólo en Red Link. Foto: Néstor García

Más tips para no caer en trampas

-Nunca hay que dar información personal o claves de acceso a nadie. Las entidades financieras ya tienen la información personal de cada cliente y nunca solicitarán credenciales de forma online.

-Escribir la dirección del banco en el navegador y no hacer clic en ningún enlace que llegó de forma no solicitada.

-No abrir archivos adjuntos o instalar aplicaciones recibidas de contactos que no se conocen.

-Proteger tanto el equipo de escritorio, portátil, y el teléfono, con una solución antimalware.

-Utilizar un segundo factor de autenticación en todos los servicios que lo permitan.

-Realizar copias de seguridad de forma automática y periódica.

-Utilizar el servicio de notificaciones por SMS y correo electrónico que ofrece el banco cuando se hace una transacción.

f:Clarín