El Papa Francisco pidió perdón por maltratar a una turista que le agarró el brazo luego de una misa

0
86

  • 2020-01-01

“Muchas veces perdemos la paciencia, también yo”, explicó el sumo pontífice. Condenó la violencia contra las mujeres, lo que calificó como “una profanación de Dios”.

El papa Francisco​ pidió este miércoles perdón públicamente por reprender el martes a una mujer que le agarró bruscamente de la mano y le empujó hacia ella, cuando éste saludaba a los fieles en la plaza de San Pedro.

Además, durante la primera misa del 2020, condenó la violencia contra las mujeres, lo que consideró «una profanación de Dios».

«Muchas veces perdemos la paciencia, también yo. Pido perdón por el mal ejemplo de ayer», señaló Francisco desde la ventana del palacio apostólico y momentos antes del rezo del Ángelus.

En las imágenes retransmitidas en directo por la cadena de televisión del Vaticano, Vatican News, se aprecia cómo una mujer tira con fuerza del brazo a Francisco, de 83 años, que casi pierde el equilibrio mientras estaba saludando uno a uno a los fieles que estaban apostados en las vallas instaladas delante del pesebre instalado en la Plaza de San Pedro.

Acto seguido el pontífice se zafó de la mujer y la reprendió golpeándole la mano visiblemente enojado. Mientras tanto, sus agentes de seguridad se acercaron hasta las inmediaciones de las vallas, aunque finalmente no tuvieron que intervenir.

Francisco ya se había enojado con un feligrés luego de que le tironearan el brazo durante una recorrida por México en 2016. En aquella ocasión le dijo: «No seas egoísta, no seas egoísta».

Jorge Bergoglio dedicó la misa inaugural del nuevo año a las mujeres, en el día en el que la Iglesia celebra la 53 Jornada Mundial de la Paz con un mensaje del pontífice argentino.

En un importante gesto pleno de significados para poner de relieve cuanto el Papa desea que la mujer asuma un rol de mayor plenitud en la Iglesia, Francisco reivindicó a las féminas que constituyen más de la mitad de los 1200 millones de bautizados católicos en el mundo, “cuyos cuerpo se sacrifica en altares profanos” como la publicidad, el lucro o la pornografía.

El obispo de Roma denunció que la maternidad es “continuamente humillada” por “una sociedad que solo busca el crecimiento económico”.

“Cuantas veces el cuerpo de la mujer se sacrifica en los altares profanos de la publicidad del lucro, de la pornografía, explotado como un terreno para utilizar”, dijo.

El cuerpo de la mujer “debe ser librado del consumismo, debe ser respetado y honrado”. “Es la carne más noble del mundo, pues concibió y dio a luz al Amor que nos ha salvado”, señaló el pontífice.

Según Bergoglio, la humanidad debería poner en el centro a las mujeres porque “son fuente de vida”. En cambio “son continuamente ofendidas, golpeadas, violadas, inducidas a prostituirse y a eliminar la vida que llevan en el vientre”.

Francisco afirmó que “toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios, nacido de una mujer”. Agregó que “la salvación para la humanidad vino del cuerpo de una mujer. De cómo tratamos el cuerpo de la mujer nos permite comprender nuestro nivel de humanidad».

“Si queremos tejer con humanidad las tramas de nuestro tiempo, debemos partir de nuevo de la mujer. De una mujer nació el Príncipe de la Paz. La mujer es donante y mediadora de paz y debe ser completamente involucrada en los procesos de toma de decisiones”, reclamó el papa argentino.

“Cuando las mujeres pueden trasmitir sus dones, el mundo se encuentra más unido y más en paz. Una conquista para la mujer es una conquista para toda la humanidad”, concluyó.