El Senado convirtió en ley el proyecto de alivio fiscal para monotributistas y autónomos

0
108

La medida adelanta los aumentos para los montos máximos de facturación y beneficia a 4,5 millones de trabajadores que podrían saltar de categoría por la inflación.

Por unanimidad y en un trámite exprés, el Senado convirtió en ley el proyecto de alivio fiscal para trabajadores monotributistas y autónomos.

La norma, aprobada por 60 votos afirmativos, permite adelantar al 1° de julio el ajuste para los montos máximos de facturación para que los monotributistas no “salten” hacia una escala mayor o queden afuera del Régimen Simplificado si su facturación creció por la inflación. Por otra parte, aumenta las deducciones de ganancias que pagan los empleados que revisten en la categoría de autónomos.

La iniciativa, que beneficia a alrededor de 4,5 millones de monotributistas y de más de 140.000 autónomos, había sido aprobada por la Cámara de Diputados el 15 de junio. Y obtuvo dictamen en el Senado la semana pasada tras una breve reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado.

En una tensa sesión que amenazaba a extenderse con hasta la madrugada, el oficialismo y la oposición se pusieron de acuerdo, limitaron el número de oradores y la Cámara Alta convirtió en ley el proyecto antes de que finalice el día. Es decir, al filo del inicio julio, cuando deberían comenzar a correr los nuevos parámetros de facturación en la recategorización semestral.

Qué establece el proyecto de alivio fiscal para monotributistas y autónomos

De acuerdo al proyecto aprobado, la facturación que podrá alcanzar cada categoría del monotributo será la siguiente: Categoría A $ 748.382; Categoría B $1.112.459; Categoría $1.557.443; Categoría D $1.934.273; Categoría E $ 2.277.684,56; Categoría F $ 2.847.105,70; Categoría G $ 3.416.526,83; Categoría H $ 4.229.985,60; Categoría I $ 4.734.330,03; Categoría J $ 5.425.770,00; y Categoría K $ 6.019.594,89.

De esta manera, según se precisó, no incluirá aumento en las cuotas mensuales a pagar, sino que sólo se busca una actualización de los topes máximos de facturación para que los monotributistas no tengan que saltar hacia una escala mayor, o quedar afuera del Régimen Simplificado.

Con respecto a los autónomos, el objetivo de la ley es incrementar las deducciones para que el mínimo imponible quede más cercano al que aplican los empleados en relación de dependencia. El texto sube 2,5 veces la deducción especial para autónomos y 3 veces para los “nuevos profesionales”.

Noticia que está siendo actualizada.