viernes, mayo 24

En pleno año electoral: el Gobierno necesita acordar con el FMI para no quedarse sin reservas en dólares

0
117

Sin posibilidad de intervención y con una pérdida de más de 18 millones en moneda estadounidense por la compra de yuanes, el Banco Central necesita un nuevo desembolso del Fondo para llegar a fin de año.

Mientras el ministro de Economía, Sergio Massa, se enfoca en sostener su candidatura presidencial a base del reparto de dinero, las reservas del Banco Central (BCRA), siguen bajando. De hecho la entidad perdió unos 18 millones de dólares por la compra de yuanes para las importaciones con China.

Por lo que ahora, necesita de manera urgente acordar con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para lograr un nuevo desembolso y poder llegar hasta fin de año.

Una de las razones por la que se necesitan los dólares frescos que sólo pueden llegar de la mano de la institución crediticia, es que de haber una nueva corrida cambiaria el Gobierno no tiene posibilidad de intervenir para que no se dispare el precio de la divisa estadounidense y repercuta en la inflación.

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

Según indicaron expertos en finanzas, si no llega el desembolso del organismo antes de fin de mes, al Banco Central sólo le quedarían disponibles ml millones de dólares en agosto para seguir controlando el tipo de cambio y que no se dispare la brecha cambiaria.

La situación actual de las reservas es de por sí muy complicada, es que esta semana arrancaron con otra fuerte caída. El lunes por el pago de los intereses de los bonos dolarizados por alrededor de USD 600 millones y hoy con fuerte ventas de yuanes. Las reservas brutas volvieron a caer, hasta los 26.414 millones de dólares.

Además, este lunes ya se usó una parte para pagarle a bonistas y habría que destinar otros USD 2.600 millones al FMI. “Si antes de fin de julio no llega el desembolso del organismo, el Gobierno deberá usar el 80% del poder de fuego que le queda para cubrir vencimientos”, indicaron desde el Palacio de Hacienda.

El inconveniente más grande al que se enfrenta Massa, a pesar de haberse jactado de su buena relación con el organismo que conduce Kristalina Georgieva, es que el Fondo está reticente a cerrar un nuevo acuerdo antes de las elecciones, ya que pretende esperar a tener un panorama más claro sobre el futuro del país.