Evangelio

0
196

Evangelio del Lunes 26 de Diciembre de 2022

Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,17-22):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.»

Palabra del Señor
💫 MEDITACION DEL EVANGELIO💫
Mt. 10, 17-22: La persecución es parte de la vida.

1) Cuídense: Sí. Te entiendo que hay que confiar, pero también tenés que cuidarte. No todos quieren el bien para uno y la envidia siempre hace destrozos. Hoy Jesús te invita a cuidarte de los hombres. Sí, aprende a discernir quién es quién, porque muchos de los que hoy están cerca en tus éxitos te van a condenar después en tus fracasos. Busca a Dios y seguí ese camino de entrega desde Dios a los demás. Actúa con cautela y prudencia. Una recomendación: habla poco de tus cosas. No andes ventilando a todo el mundo lo qué haces.

2) Testimonio: Tu vida cristiana es dar testimonio. Mira los primeros mártires. Ellos se la jugaron y supieron dar la cara en todo momento. Tampoco es para que te hagas el Rambo, pero aprende que aquí estamos llamados a testimoniar a Cristo y no los puestitos o títulos que conseguimos.

3) Persevera: ¡Vamos! Tené paciencia. Esto es un proceso y en todo proceso hay momentos en que se corre y otros en que se va despacio. Pero eso sí, el perseverante es quien camina según un ritmo, no es un estancado.
Hoy vos ¿estás estancado en la vida? ¿venís hace rato girando en lo mismo? Vamos. La vida es un camino, y por eso hay que caminar. Algo bueno está por venir.