EVANGELIO DEL DÍA

0
222

🌹EVANGELIO DEL DÍA🌹🌿

Lucas (1,46-56):

En aquel tiempo, María dijo:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor,
“se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humildad de su esclava”.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:
“su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
“derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia”
—como lo había prometido a “nuestros padres”—
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».
María se quedó con Isabel unos tres meses y volvió a su casa.

Palabra del Señor
[2:42, 22/12/2020] Maria concepcion: 🌿🌹MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌹

Lc. 1, 46-56:

🌿🌹Cantar las cuarenta.

1) María dijo:

María es una mujer de fe, a ella seguro que le sorprendió todo lo que empezó a vivir en su vida. Todo eso que, capaz que en su momento la asustó, hoy lo agradece. Algo que capaz que te pasa o pasó, como a mí. Cuántos miedos y luchas internas en uno cuando Dios te pone algo en tu vida, y hoy debes agradecerle porque te permitió un giro en vos. Hoy pienso y recuerdo ese susto en mi vida cuando me estaba por tirar a este camino de la vocación. ¿Dudas? ¡Uff! hacían fila en mi cabeza. Hoy debo agradecerle por tantas cosas vividas. ¿Y vos?

2) Los humildes:

Hoy se te invita a vivir la humildad. No te agrandes, no dejes que el bichito de la soberbia te pique. En esta Navidad volvé a vos. No dejes que la fiebre del consumo te tome. No dejes que todo lo logrado en este año te haga sentir que sos superior o más persona que otra. Hoy capaz que como propuesta podés mirar un ratito el pesebre e imaginarte que estas allí.

3) Su misericordia:

Hoy Dios te invita a volver a Él con todas. Es por eso que, así como salimos a hacer compras y preparar todo para el 24 a la noche, salí a recibir la misericordia y acércate a un confesionario. La misericordia se sigue extendiendo de generación en generación.