EVANGELIO DEL DÍA

0
69

EVANGELIO DEL DÍA💙🌿

Marcos (1,29-39):

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.
La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Él se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.
Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar.
Se levantó de madrugada, cuando todavía era muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron en su busca y, al encontrarlo, le dijeron:
«Todo el mundo te busca».
Él les responde:
«Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido».
Así recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.

Palabra del Señor
🌿💙MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💙

Mc. 1, 29-39:

🌿💙Todos te buscan.

1) Fiebre:

La suegra de Pedro tenía fiebre. Cuando uno tenía fiebre quedaba en cama, acalorado y con un alto grado de imaginación. Creo que esto puede suceder en tu vida espiritual: este estancarte en la vida y quedarte postrado, sin ganas de animarte a lo nuevo y distinto. Esto implica también ver tu vida y que los fracasos no te tiren, sino que te fortalezcan, te generen ganas de seguir y no tirarlo todo. Pero también está esto de acalorarse que lleva a que uno esté inestable. Cuando uno está así no debe tomar decisiones para su vida. Si andas muy acelerado y pasional es mejor que no tomes decisiones porque te frustrarán. Espera que se calme todo lo que hay a tu alrededor y dentro de vos. Cuando uno decide por presión o pasión lo paga caro, ten paciencia y espera.

2) Orar:

Jesús toma su tiempo y lleva a la oración. Cuán importante es mirar con Dios la vida de uno y hablarle a Dios de tus proyectos y planes. Qué lindo cuando vas manejando y hablando con Él, o caminando o simplemente en tu cuarto o donde fuere. Habla con Él.

3) Salir:

Jesús no se queda estancado en un lugar, no va en búsqueda del éxito sino en búsqueda de cumplir su misión. En tu vida recordá que no vas en búsqueda del éxito sino de tu misión, porque cuando encuentres el fracaso será difícil levantarte. Ten en claro cuál es tu objetivo y misión pues eso te ayudará a vencer tus fracasos y ese será el mayor éxito. El éxito cristiano es haber vencido los fracasos asumidos en Cristo.