EVANGELIO DEL DÍA

0
250

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Lucas 7,11-17:

En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba.
Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: «No llores.»
Se acercó al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: «¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!»
El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos, daban gloria a Dios, diciendo: «Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo.» La noticia del hecho se divulgó por toda la comarca y por Judea entera.

Palabra del Señor

🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Lc. 7, 11-17:

💫¡¡Levántate!!

1) Ve la necesidad:

Jesús está muy rodeado, incluso ocupado, pero tiene la capacidad de ver la necesidad; la capacidad de mirar quién no la está pasando bien. No se enceguece por los aplausos y por las cosas lindas que le dicen. Por favor, vos como cristiano no te enceguezcas, aprende a mirar al que te necesita. No vivas en una nube de cohetes en donde vivís una realidad que no es. La multitud y los más cercanos a vos en eso te pueden enceguecer. Mira hoy y ayuda a aquel que te necesita. En esta vida hay alguien que te está necesitando.

2) Una mujer:

Esta mujer está envuelta en el dolor más profundo, la muerte de un hijo. En esta mujer vemos a aquella persona que ha perdido todo, aquellos que sienten que la vida ya no tiene sentido, que hasta incluso parece que lo mejor que les puede venir es la muerte. Es cuando uno se siente desgarrado y sin fuerzas para seguir. En esta mujer vemos a la persona herida y lastimada con la herida más fuerte y profunda. 

3) Levántate:

En el evangelio vemos a Jesús que devuelve la esperanza. Le invita a este joven muerto a que tenga vida y vuelva. Hoy Jesús nos habla a vos y a mí, a tantos jóvenes que se sienten muertos porque no consiguen un trabajo, porque no se sienten valorados o no le encuentran sentido a nada. Hoy Jesús le dice a la juventud que hay que levantarse para levantar a la sociedad. Levantarse para levantar. El joven no está muerto porque tiene vida. ¡Hoy Jesús te dice a vos que te levantes! Hasta el cielo no paramos.