miércoles, febrero 28

EVANGELIO DEL DÍA

0
152

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Mateo (5,43-48):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Mt. 5, 43-48: Ser perfectos como nuestro Padre.

1) Amen a sus enemigos: Cuán difícil es estar rodeados con personas que nos hacen sufrir porque nos quieren hacer sufrir. Tenés que ser consciente que en esta vida hay gente buena y gente mala. Según el filósofo Schopenhauer, la inteligencia nos da la capacidad de hacer daño. Hay que ser inteligentes para hacer daño. Dirá que lo único que existe en el mundo son los deseos, porque deseamos una persona o una cosa y cuando la tenemos ya buscamos otra cosa u  otra persona, llegando a ver que los deseos de uno nunca se satisfacen y solo queda sufrir. Es así que nosotros los cristianos sabemos que el único deseo que tenemos para lograr felicidad es la vida eterna. Pero también es importante que sepas que vos no podés ser el solo deseo de otra persona, como así tampoco podés andar en la vida buscando satisfacer deseos, porque es ahí cuando aparece el daño y muchos piensan cómo destruirte solo por satisfacerse. Cuidado con ello.

2) Rueguen: Hay gente que lleva años encerrada en un sistema tóxico, en donde constantemente está la tensión del día a día. Ante esta situación es mejor marcharse o dejar ir. Eso nos enseñó con su vida Jesús. Hay veces que solemos criticar a las personas que abandonan un empleo o un país o una relación de pareja. Muchos llegan a la situación de decir “ya está, hasta aquí” y hacen la raya en la arena. Si se malinterpreta este Evangelio de hoy diríamos “bueno, lo debería haber intentado más”. Pero te aclaro que las relaciones enfermizas pueden destruir nuestro destino, incluso arruinar nuestra fe, perderte de vista y sentirte perdido en la vida. Hay gente que se está muriendo en una capilla que está muerta, donde no está la presencia de Dios pero está allí por amor al ladrillo o por amor a los amigos. Otros están en una pareja abusiva y se quedan porque si no qué van a decir, otros en empleos que odian. Es ahí donde tenés que ver que algo tienes que cambiar. No podés siempre ponerte como redentor, el que se pone como redentor siempre termina crucificado. Ponelo en manos del único redentor que es Jesús y trabaja, porque salir de algo que te lastima y duele llevará años para desintoxicarte y perdonar. Aquí aparece el poder del remordimiento: “¿cómo no me fui antes?” Por eso cuidado que este Evangelio, fuera de contexto, nos puede llevar a una baja autoestima

3) Ser perfectos: Significa dar cumplimiento a la obra de Dios en tu vida y comprender que caminas día a día por superarte y ser mejor persona. Ser perfecto es tener el corazón generoso pero, por sobre todo, que sabes esperar en el Dios de la vida lo mejor para tu vida, pero poniendo vos los medios necesarios. Tu vida se hace extraordinaria cuando enfrentas los problemas y asumís tus propios errores. Se hace extraordinaria tu vida cuando comprendes que cada día das lo mejor de vos y cuando te caes te volvés a levantar confiando en Dios y en vos, sabiendo que das todo para que algo bueno esté por venir a tu vida. Algo bueno está por venir.