miércoles, agosto 17

EVANGELIO DEL DÍA

0
234

EVANGELIO DEL DÍA💫🌹

Lectura del santo evangelio según San Juan (16,29-33)

EN aquel tiempo, aquel tiempo, los discípulos dijeron a Jesús:
«Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que has salido de Dios».
Les contestó Jesús:
«¿Ahora creéis? Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo».

Palabra del Señor
🌹💫 Meditación del Santo Evangelio por el P. Luis Zazano💫🌹
Jn 16, 29-33: Yo he vencido al mundo.

1) Salido de Dios: hay momentos en que vos y yo nos ponemos en la misma postura que los apóstoles, como que queremos pedirle explicaciones de todo a Jesús. Ni Jesús se salva de nuestra actitud soberbia y controladora. Creo que el mundo está lleno de opinólogos, que lo único que buscan es opinar desde el balcón, pero poco laburan en el actuar. Yo los llamo cristianos relatores, porque son como los relatores de fútbol. Se suben a lo alto, miran el partido, comentan, critican, pero ninguno de los que juegan los escucha. Así somos muchos de nosotros, criticamos y juzgamos las vidas de los otros, pero el que menos se entera es ese que se la está jugando.

2) Se dispersarán: esta es una de las grandes tentaciones que tenemos en la Iglesia, dispersarnos y tomar distancia de lo que no nos corresponde. Cada uno quiere armar su boliche. No es así… estamos llamados a la unidad, no a que cada uno haga su ranchito. Tenemos que saber que cuando se unen se logran maravillas. Por ejemplo, los tres mosqueteros. Cuando estaban unidos en la pelea eran invencibles. Así que vamos, D’Artagnan, no te escapes de la realidad y enfréntate, porque no te dejamos solo.

3) Ánimo: qué lindo saber y recordar que Dios ha vencido al mundo y con Él podemos todo. Dios es Dios y nosotros no. Hoy recordá esta frase: “Yo he vencido al mundo”. Vos podés vencer lo que venga, porque no estás solo.