miércoles, febrero 28

La fecha de la elección bonaerense generó una fuerte disputa entre Kicillof y Wado de Pedro

0
136

Nota extraída de TN por Gonzalo Aziz

El gobernador bonaerense cree que despegar su suerte del escenario nacional le garantiza su continuidad en el cargo, pero desde la mesa chica de la Vicepresidenta salieron a seducir a los intendentes.

“El escenario nacional es un ancla para nosotros los intendentes. ¿A quién con dos gramos de conocimiento político se le puede ocurrir que no nos conviene que Kicillof desdoble? ¡Por favor!”.

Así arranca el diálogo con uno de los intendentes peronistas más importantes del conurbano. Furioso con lo que él considera “una opereta de algún candidato a presidente que mide poco y necesita de los votos del gobernador y de los jefes comunales”.

Pasémosolo en limpio. Habemus un dilema. Hace apenas unos días, Axel Kicillofdijo públicamente que, si bien las PASO provinciales se harán el mismo día que las nacionales, aún no definió si las elecciones generales en el principal distrito tendrán lugar en paralelo con las del país. Más concretamente: Kicillof sabe la mala performance de los precandidatos oficialistas que aspiran a ser presidentes. Más aún: ni Kicillof ni los intendentes quieren pagar los platos rotos por la súperinflación, por el alza del dólar, etcétera.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, teme que la inflación hunde sus chances de conseguir la reelección. (Foto: NA).
El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, teme que la inflación hunde sus chances de conseguir la reelección. (Foto: NA).

Llama la atención, en consecuencia, que algunos intendentes bonaerenses del Frente de Todos salgan públicamente a cuestionar el posible desdoblamiento, cuando les sería conveniente. Ahí aparece otro factor: la coparticipación nacional a la provincia y luego a los municipios.

Como es público y notorio, la Argentina tiene desde 1994 una deuda pendiente: la reforma constitucional exhortó a sancionar una nueva ley de coparticipación para evitar la discrecionalidad por parte del gobierno nacional en el giro de fondos a las provincias y municipios. Sigue pendiente y de ese modo los intereses nacionales priman sobre la provincia de Buenos Aires.

Tal fue el caso de María Eugenia Vidal, que quiso sin éxito desdoblar la elección en 2019 y perdió por 20 puntos contra Kicillof. No hay analista político que no coincida con que la gobernadora perdió por causa de los problemas nacionales de orden económico. “A Vidal lo nacional se la llevó puesta. Pagó caro los errores de Macri”, dice otro intendente peronista del conurbano. Y agrega: “Hoy a muchos amigos intendentes les está pasando lo mismo. Se rinden a los pies de Máximo y Cristina. Están de rodillas. Les conviene el desdoblamiento pero por recibir dinero y obras dicen lo contrario”.

María Eugenia Vidal quiso sin éxito desdoblar la elección en 2019 y perdió por 20 puntos contra Kicillof.
María Eugenia Vidal quiso sin éxito desdoblar la elección en 2019 y perdió por 20 puntos contra Kicillof.

Los gobernadores del interior leyeron bien el asunto. Por eso, 18 de 24 distritos separaron sus elecciones locales del orden nacional. Así, mandatarios peronistas alineados con el Frente de Todos ganan holgadamente los comicios siendo parte de un armado político que fracasa en su política macroeconómica. Todos coinciden en que de haber ido a la elección, el mismo día en que la nación, la cosa habría sido diferente.

“Los intendentes del Frente de Todos no podemos ser tan pelotudos (sic) de no militar el desdoblamiento. Sin el plomo de la boleta nacional ganamos cómodos. De compartir la elección con el presidente vamos a tener que salir a pelear el corte de boleta, cosa que es bastante difícil. La gente ya está muy hinchada las pelotas (sic) como para andar reflexionando en el cuarto oscuro. Si hacemos eso, Milei nos lleva puestos”, cuenta un tercer intendente peronista del conurbano.

Un paréntesis: Kicillof ve un beneficio en no desdoblar. La boleta nacional de Milei lesiona fuerte las chances de los precandidatos a gobernador de Juntos por el Cambio. No es un dato menor.

Temor en Juntos por el Cambio al efecto Milei en la Provincia de Buenos Aires

Del otro lado del mostrador, Horacio Rodríguez Larreta como Patricia Bullrich saben que la boleta nacional de Javier Milei podría ser letal para los candidatos a gobernador de Juntos por el Cambio. A la oposición a nivel nacional también le conviene desdoblar.

Javier Milei, Rodríguez Larreta y Bullrich, en la recta final para definir sus armados bonaerenses.
Javier Milei, Rodríguez Larreta y Bullrich, en la recta final para definir sus armados bonaerenses.

Los intendentes de JxC podrían presentar alguna objeción a la estrategia: todos manifiestan que, dada la ola de inseguridad en la provincia, la figura de Patricia Bullrich juega fuerte y ayuda. Por eso es que varios jefes comunales cercanos al larretismo terminaron acercándose a la precandidata. Casos como Grindetti (Lanús), Gay (Bahía Blanca), Pasaglia (San Nicolás) y Garro (La Plata) son emblemáticos.

Se abre un escenario de doble entrada. O los precandidatos nacionales del Frente de Todos (léase: Scioli, Wado) ejercen verticalismo político sobre Kicillof y frenan el desdoblamiento para así gozar de una boleta más nutrida en oferta. O los intendentes, que son quienes juntan los votos, se plantan. Final abierto.