Los Subelza retornarán a Salta tras el horror en Puerto Deseado

0
289

25 DE Febrero 2020 De acuerdo a la hora en que partan de Santa Cruz, podrían llegar entre hoy y mañana.María Mercedes reconoció ayer al segundo agresor, un adolescente de 16 años.

Los Subelza retornarán a Salta  tras el horror en Puerto Deseado

El adolescente de 16 años identificado ayer por María Mercedes.

Partidos al medio y con la ausencia para siempre de Santino, el niño de 4 años brutalmente asesinado el jueves pasado en Puerto Deseado, Santa Cruz, María Mercedes y Celso Subelza emprenderán el regreso a Salta, más precisamente a Rosario de la Frontera donde darán sepultura a su pequeño hijo. Su llegada a la provincia dependerá de las últimas acciones que requiera la Justicia de esa provincia y en consecuencia el horario en que la familia abandone esa localidad, un lugar donde la madre del niño también fue víctima: violada y golpeada.

Celso Subelza, marido de la mujer abusada y padre del niño asesinado en Puerto Deseado, le dijo anoche a El Tribuno que una vez que su mujer reciba el alta prepara el regreso a Salta.

El hombre, oriundo de Rosario de la Frontera, confirmó que su esposa reconoció a otro de los atacantes y que esperan que el caso se esclarezca cuanto antes. Es muy probable que la familia parta hoy desde Puerto Deseado vía terrestre hasta Comodoro Rivadavia. Desde allí tomarán un avión hasta Buenos Aires para luego tomar otro con destino a esta provincia desde donde partirán en vehículo hasta Rosario de la Frontera.

Celso dijo que sepultarán a su hijo en la Ciudad Termal. «Estoy muy agradecido a la gente y a los medidos de comunicación por el apoyo que nos dieron en este reclamo de justicia». Depende la hora en que salgan, los Subelza llegarán entre hoy y mañana a Salta.

Confesión

Un adolescente de 16 años confesó ayer haber participado en la violación de una mujer y el crimen de su hijo de 4 años en Puerto Deseado y aportó datos que permitieron hallar el teléfono celular que le habían robado a la víctima, tras lo cual quedó imputado en el hecho y será trasladado a un centro de contención de menores de la ciudad de Río Gallegos, informaron fuentes de la investigación.

Se trata del mismo adolescente que ya había sido demorado horas después del hecho y luego liberado por el juez de la causa, Oldemar Villa, y en las últimas horas pidió declarar tras ser asesorado por un defensor de Menores y confesó haber participado en el hecho, aunque afirmó que fue «obligado» por Omar Alvarado, el otro joven detenido en el marco de la investigación.

Tras su declaración, el juez ordenó una inspección en una escollera ubicada a unos 2 kilómetros de Playa Cavendish, donde el jueves fue violada la mujer y asesinado su hijo, y donde personal de la Policía de Santa Cruz encontró el teléfono celular de la víctima. Según las fuentes, el teléfono se hallaba escondido entre las rocas y había sido dejado allí por el adolescente horas después del hecho.

«El joven contó al juez que había dejado el teléfono en ese lugar y que horas después lo quiso ir a buscar para cambiarlo de lugar, pero no lo encontró», dijo a Télam un investigador, quien además aclaró que hay cámaras de seguridad en esa zona donde quedó filmado cuando fue a la escollera.

Además, el adolescente relató al juez que, tras el hecho, se deshizo del buzo que llevaba puesto porque había quedado manchado con sangre y marcó el lugar donde presuntamente lo arrojó, los investigadores intentaron hallarlo pero el resultado fue negativo.

Por la tarde de ayer la salteña abusada identificó en una rueda de reconocimiento al adolescente como la segunda persona que participó del ataque y que se llevó a su hijo, que finalmente apareció asesinado a golpes. Tras esa medida, el ministro de Seguridad de la provincia, Lisandro de la Torre, aseguró a Télam que «a nivel policial el caso está esclarecido y los dos sospechosos puestos a disposición de la Justicia».

El funcionario agregó que el adolescente que confesó ayer el hecho era trasladado por la tarde a la ciudad de Río Gallegos para ser alojado en un centro de detención juvenil, a disposición del área de Minoridad.

Por el hecho ya se hallaba detenido desde la noche del sábado un joven identificado como Omar Alvarado (24), por orden del juez Villa, quien lo acusó de los delitos de «rapto, robo, abuso sexual con acceso carnal, tentativa de femicidio (en el caso de la mujer) y homicidio (en el caso del niño de 4 años)».

“Mi hermano quiso matar a mi hijo en la misma cueva”

La hermana de Omar Alvarado, uno de los detenidos, intentó asesinar a su hijo en enero en la misma cueva donde abusó de la mujer el pasado jueves. “Mi hermano quiso matar a mi hijo en la misma cueva hace un mes y medio”, afirmó Rosalía en diálogo con la radio FM Desire 101.7.    
La mujer dijo que su hermano intentó matar a su hijo de 21 años a golpes en la cabeza provocados con una piedra, de la misma manera que fue asesinado el niño de 4 años el jueves último. “Lo golpeó con una piedra y mientras le pegaba le gritaba ‘te maté, te maté’”, aseguró Rosalía al canal TN.
Según las fuentes de la investigación, Omar Alvarado (24) estuvo demorado por ese hecho algunas horas por orden del juez de Puerto Deseado Oldemar Villa, acusado del delito de “homicidio en grado de tentativa”, aunque finalmente fue liberado.
Rosalía aseguró que fue ella misma quien ahora volvió a denunciar a su hermano cuando se enteró de que una mujer había sido violada y su hijo de 4 años asesinado. “Cuando fui a hacer la denuncia -de la agresión a su hijo- y a pedir ayuda no me hicieron caso y me dieron la espalda”, resaltó.
La mujer señaló que se encontraba de viaje cuando se enteró de lo sucedido en Puerto Deseado y que identificó a su hermano luego de ver el identikit confeccionado por testigos del hecho. En su relato, Rosalía expresó que el sábado, cuando regresó a su hogar, le preguntó a su cuñada dónde estaban sus perros y ella le contestó que se los había llevado Omar, su hermano. Al regresar uno de los perros, la mujer observó que el animal estaba ensangrentado.
“Mi corazón dijo que era él”, indicó la mujer en relación al autor del crimen y la violación. “Hice lo que tenía que hacer, gracias a mí esto no quedó impune como tantos otros casos en Puerto Deseado”.